En 1962 Hans Burie abrió su tienda de chocolate en el centro de Amberes. Desde el principio, la calidad y la habilidad fueron los ingredientes principales. Hans Burie se hizo famoso no sólo por sus finos bombones, sino también por sus esculturas de chocolate que puso en exhibición. Después de su muerte en 2000, su hijo Lieven se hizo cargo del negocio. La tradición se mantiene intacta en la actualidad. Cada mes, se desvelan nuevas creaciones: desde el Ayuntamiento de Amberes a un barco de Flandria y animales como tigres y serpientes a la Casa Blanca para conmemorar la visita del presidente Obama a Bélgica.

On

Korte Gasthuisstraat 3
2000 Anvers

Contacte

Tel.+32 3 232 36 88

Mapa local

Aquí debajo encontrarás un mapa interactivo.

Back to top