En 1932, el joven pastelero Maurice Corné se instaló como chocolatero en Bruselas. Muy pronto tuvo un equipo de 30 personas trabajando para él, contando entre sus clientes leales varias celebridades, incluyendo Maurice Chevalier. En 1935, Maurice Corné creó el "Manon Sucré" que ahora es un elemento permanente en el patrimonio cultural de Bélgica. El Manon Sucré es un delicioso praliné que combina la suavidad de la crema con nougatine crujiente y el sabor de nueces frescas. Hoy, con 80 años de experiencia a sus espaldas, Corné Port-Royal continúa en su tradición de recetas auténticas y experiencia artesanal gourmet. El equipo de artesanos trabajan a diario para preparar chocolates cuyas recetas ¡se han mantenido sin cambios durante casi un siglo!

On

Koninginnegalerij 5
1000 Brussel·les

Contacte

+32 (0)2 213 62 00

Mapa local

Aquí debajo encontrarás un mapa interactivo.

Back to top