vacaciones bien preparadas accesibilidad flandes
Tener una limitación no significa en absoluto que tengas que guardar en un cajón para siempre el viaje de tus sueños.

¿A dónde quieres viajar?

  • Intenta recopilar de antemano información lo más detallada posible. Así podrás valorar mejor si el destino vacacional es adecuado para ti. No olvides que todos los aspectos de tus vacaciones pueden ser importantes. No puedes irte de vacaciones para quedarte aburrido/a entre las cuatro paredes de tu habitación de hotel. ¿Hay actividades, lugares de interés turístico o atracciones adecuados en los alrededores? ¿Hay algún sitio donde comer bien en los alrededores? ¿Hay transporte adaptado con el que puedas llegar a donde desees?
  • Si te preparas bien, seguramente tendrás menos molestias en caso de encontrarte en alguna situación inesperada. Por ejemplo, puedes averiguar de antemano si en los alrededores hay algún servicio de reparaciones o de alquiler de medios de ayuda. Si utilizas un medio de ayuda eléctrico, comprueba también si la tensión de red es la misma que la que utilizas en casa. ¿Sabes lo que ocurre en situaciones de emergencia: cómo puedes pedir ayuda o cómo te pueden evacuar?

Reservas

  • ¡Haz tu reserva a tiempo! El primero que llega tiene más donde elegir. Los alojamientos vacacionales suelen agotarse antes que los alojamientos habituales. Lo mismo ocurre con las vacaciones en grupo para personas con alguna limitación. 
  • ¿Organizas tus vacaciones tú mismo/a o pides ayuda a una agencia de viajes? Algunas agencias de viajes están especializadas en vacaciones para personas con alguna limitación. Pero también puedes reservar tu viaje en una agencia de viajes normal. Es posible que tengan menos experiencia con el tema de la accesibilidad. Por eso es importante que les comentes de antemano todas tus necesidades y tus deseos. ¿Qué medidas tiene tu silla de ruedas? ¿Puedes andar distancias cortas? ¿Utilizas algún medio de ayuda? ¿Tomas medicación? etc.
  • ¿Viajas solo/a o acompañado/a? Este factor puede ser determinante para tu elección. Piensa, por ejemplo, en el equipaje, el transporte, los transbordos, etc.

Persona de contacto fiable

  • Ponte siempre en contacto de antemano con alguien que esté en el lugar de tus vacaciones. No puedes fiarte solamente de las buenas (o malas) experiencias de otro turista que también tenga alguna limitación. Todo depende de tu situación, necesidades y deseos propios. 
  • Asegúrate de que siempre mantienes contacto con alguien que ha visto en persona tu alojamiento vacacional. Los empleados de una central de reservas de una cadena de hoteles muchas veces no están al tanto de la situación real. Si es necesario, pregunta por alguien del departamento logístico o intenta que la propia persona de contacto vaya a echar un vistazo. 
  • Utiliza preguntas abiertas en lugar de preguntas a las que puedan responder con un simple sí o no. Incluso el empresario hotelero, gerente de camping o recepcionista más servicial tiene tendencia a no dar la respuesta más adecuada.

Con preguntas abiertas puedes evitarlo:
NO: "¿Hay escalones o escaleras?"
SÍ: "¿Podría describirme el camino desde la puerta principal hasta el baño?" 

Números

No todo el mundo puede imaginar las consecuencias prácticas que puede conllevar tu limitación. Puedes dar información muy útil aun sin tener que explicar todo tu historial médico.

  • Mide la longitud y el ancho de tu silla de ruedas. Cuenta 10 cm más a cada lado para poder maniobrar bien. Así, cuando estés allí podrán comprobar si tu silla de ruedas cabe p.ej. por las puertas o en el ascensor. 
  • Si utilizas un sistema de elevación, también es importante que debajo de la cama haya suficiente espacio libre: como mínimo 10 cm de alto y 80 cm de ancho. 
  • A veces, la única habitación que responderá a tus requisitos será la suite. Lo mejor es que preguntes si tienes que pagar un suplemento por ella.

Negro sobre blanco

También puedes llamar al empresario en cuestión un momento para comentarle tu situación y decirle que vas a enviar algunas preguntas por correo. Plantear tus preguntas por escrito tiene varias ventajas.

  • Primero, y sobre todo, se reducen las posibilidades de que olvides preguntar algo. 
  • También le das más tiempo al recepcionista para buscar una respuesta seria (p.ej. si tiene que preguntar o medir algo). 
  • Y por último, pero no por ello menos importante: también te suelen contestar por escrito. 

Para evitar malentendidos (y también para tener algo bajo la manga si ocurre algún problema), lo mejor es que tengas sobre papel la mayoría de las cosas que hayas acordado.

Sobre el terreno: la vía diplomática

A pesar de haberlo preparado todo a fondo, es posible que te encuentres alguna sorpresa desagradable. Además, ten en cuenta que en ningún lugar tendrás la misma comodidad que tienes en casa. Con el diálogo y la diplomacia se suele llegar muy lejos, pero eso no significa que no tengas derechos. Si no se cumple un acuerdo, tienes derecho a que te ofrezcan una alternativa similar.

De vuelta en casa

Sentimos mucha curiosidad por tus experiencias y tus consejos. Ponte en contacto con nosotros o escribe las experiencias de tu viaje en el apartado "Crónicas Viajeras" en www.visitflanders.com. Tus consejos pueden dar buenas ideas a otros turistas con alguna limitación.

Back to top