Wim Decleir - Belgisch Kampioen

“Seguro que lo notas en el entusiasmo con el que hablo; estoy lleno de energía.” Wim trabaja en banca, es entrenador del equipo de minifútbol de su hijo, da charlas de motivación en empresas, imparte talleres en escuelas y hasta el año pasado, fue deportista profesional. “Me gusta estar ocupado con muchas cosas diferentes. Me gusta el cambio mental.” Pero en este momento toda su atención está enfocada en la Copa del Mundo de Ciclismo Adaptado que se celebra este mayo en Ostende. “Esta es la ocasión ideal para mostrar Flandes al mundo del paraciclismo internacional.” 

De perseverante a campeón

Wim Decleir

El año que cumplió la mayoría de edad, Wim sufrió un accidente que resultó en una dislocación de rodilla. Un fallo médico le causó una infección de hueso crónica.  Quince operaciones y muchos antibióticos después, Wim optó por una amputación de la pierna. “Ya no aguantaba continuar necesitando que una enfermera curara mis heridas diariamente.” Jugar al fútbol a un alto nivel ya no era posible. Solo le quedaban el powertraining y el fitness

Pero la sed de competición seguía presente. En 2001 Wim empezó a practicar el handbike recreativo. Era ideal porque así la carga que soportaba la pierna era mínima. Tras tomar contacto con un médico deportivo y con un plan de entrenamiento, se animó a participar en competiciones regionales, que rápidamente desembocaron en carreras nacionales e internacionales. Entre 2005 y 2013, Wim participó en unas 150 carreras y consiguió más de 80 victorias. “Gané tres años seguidos la maratón de Berlín. Un récord que aún no ha sido batido”, dice Wim con orgullo. “Mi medalla de bronce en los Juegos de Londres sigue siendo la que más significa para mí.” 

Copa del Mundo de Paraciclismo

En 2013 Wim se despidió del deporte profesional, pero sin separarse del todo. No mucho después, se asoció con Thierry Diederen y Alain Demortier para organizar la primera copa del mundo de paraciclismo en Bélgica. 300 atletas de 35 países de distintos continentes competirán en Ostende por el título en cuatro categorías: handbike (ciclismo con manos, dividido en clases según discapacidad), ciclismo tradicional (para deportistas con distintas discapacidades), ciclismo con tres ruedas (para deportistas con parálisis cerebral o que tienen dificultades con el equilibrio) y tándem (para deportistas con deficiencia visual o ciegos). La copa del mundo es la segunda competición de mayor nivel. “Hemos firmado un contrato con la UCI (Unión Ciclista Internacional) para organizar la copa del mundo durante los próximos tres años”, explica Wim.

“En 2019 iremos un pasito más lejos. Entonces organizaremos el campeonato del mundo.”

Asociación de Ostende

Wim Decleir (c)Frank Van Hollebeke

Para esta primera edición los terrenos de entrenamiento y los alojamientos se centran principalmente alrededor de Ostende. “Buscamos un socio. Vayamundo (casas de vacaciones en Ostende y Houffalize), llevaba mucho tiempo soñando con organizar una competición.” Durante la Copa del Mundo ofrecerán puestos de información, demostraciones, iniciativas, entrenamientos abiertos y la posibilidad de vivir la final de la copa de Bélgica de baloncesto en silla de ruedas. Todo esto para que la gente con una limitación entre en contacto con el deporte. El servicio de turismo y la policía de Ostende también han participado ya con una importante aportación. Trazar un recorrido, teniendo en cuenta a las distintas categorías y grados de dificultad, no es tan sencillo. Nosotros, los flamencos, no siempre somos igual de tolerantes en ese aspecto. “Todo debe estar cerca”, comenta Wim. “Fíjate por ejemplo en España. Allí los atletas a veces se alojan a 100 km de la competición.” 

Mimados en Flandes

Durante su carrera profesional, Wim recorrió 18.000 km cada año por las calzadas de Flandes. “En Flandes estamos mimados con nuestros carriles flamencos”, cuenta Wim.  “Nuestros competidores extranjeros están celosos de ello.” Su punto de partida es Harelbeke y puede elegir entre terreno plano, paisaje con colinas y calzadas muy o poco empedradas. Y todo eso sin encontrarse con muchos coches. En el extranjero eso es casi imposible. “Me llevo a mucha gente a entrenar. A menudo se sorprenden de lo fácil que es evitar las carreteras concurridas. Debes conocer el entorno muy bien para que tu ruta tenga el trazado perfecto.” Los carriles para bicis no están destinados a personas con una bicicleta de tres ruedas. La cosa es tener cuidado. “O buscar la naturaleza. No hay nada mejor para despejar la cabeza.”

Wim Decleir (45 años) trabaja desde hace 20 años en banca y es padre de dos niños. Es ex paraciclista profesional y promotor de la iniciativa de la “Para-cycling Road Worldcup Ostend” que tendrá lugar el 20, 21 y 22 de mayo de 2016. El bienestar mental es lo más importante para él.
http://www.paracyclingworldcupostend.be/index.php/en/ 

Back to top