7 reasons to go on a cycling trip to Flanders

“Yendo en bicicleta es como mejor se conocen los contornos de un país.” Ernest Hemingway debió de haber estado pensando en Flandes cuando pronunció esta frase. Esta preciosa región con sus cuestas y adoquines es el Alfa y el Omega del ciclismo. Hemos inventado más o menos este deporte. Por lo tanto: ¿dónde mejor podrías hacer un viaje ciclista único? Veamos por qué.

1. Presenciar las Clásicas de Primavera

Watch the spring classics - © Patrick Verhoest

La primavera en Flandes se resume en tres palabras: ciclismo, ciclismo y ciclismo. Omloop Het Nieuwsblad es el comienzo de las Clásicas de Primavera. Después, nos preparamos para varias semanas de deporte ciclista con carreras únicas tales como E3 Prijs y Gent-Wevelgem. Todo ello culmina tradicionalmente en el domingo más sagrado: el Tour de Flandes. Ésta es la carrera que convierte a chavales en hombres y a hombres en héroes. No se trata de una mera competición ciclista: es parte de nuestra cultura e historia.

2. Haz tu propia carrera

Ride your own race - (c) Koen DeLanghe

Libera a ese Greg Van Avermaet que llevas adentro y siéntete como un verdadero Flandrien: participa en una ciclodeportiva, una vuelta ciclista organizada sobre distintas distancias. La mayoría de las clásicas de primavera organizan una vuelta amateur en su propio recorrido: te sentirás parte del pelotón. Además de estas ciclodeportivas clásicas, existen numerosas alternativas originales tales como The Golden Flandrien o una carrera retro tal como la Kessel Open. Si quieres conquistar las carreteras de Flandes sin demasiados líos: elige tu propia experiencia ciclista.

3. Vuelve a vivir la historia

Relive history - Archief CRVV

Los griegos tienen a Aquiles, Pericles y Hércules, pero Flandes tiene a Briek Schotte, Eddy Merckx y Tom Boonen. Y merecen ser honrados como héroes. Especialmente en Flandes Oriental y Flandes Occidental encontrarás estatuas, monumentos y letreros en honor a los gladiadores sobre dos ruedas. Si realmente quieres profundizar tus conocimientos, visita uno de los grandes museos del ciclismo. Normalmente WieMu ofrece una excelente instrucción, pero está cerrado por reformas en 2017. Hasta su reapertura, puedes visitar su gran exposición El ciclismo es religión: por cierto, en una iglesia. Centrum Ronde van Vlaanderen es una excelente alternativa si quieres saberlo todo sobre el Tour de Flandes.

4. Vive las míticas cuestas y adoquines

Experience the mythical bergs and cobbles © JOWAN.be - Koen Degroote

Por si no fueran lo suficientemente duras las sorprendentes y horribles cuestas, en Flandes están adoquinadas. No intentes comprenderlo si no eres Flandrien. En otros países se consideraría inhumano usar estos caminos para practicar el ciclismo. Aun así, aquí son la base del deporte. No regreses a casa sin haber experimentado las cuatro ‘K’ del patrimonio Flandrien: el legendario Koppenberg, el interminable Kwaremont, el mítico Kapelmuur y el feroz Kemmelberg. Después de todo esto, estarás KO. Considéralo la quinta ‘K’.

5. Conquista los adoquines, apaga tu sed

Quench your thirst - (c) Koen DeLanghe

La gastronomía y la buena vida forman parte del ADN flamenco, al igual que el ciclismo. Por consiguiente, nos encanta combinar los dos. Prueba una de las numerosas cervezas con nombre ciclista tal como Kwaremont, Giesbaargs Muurken y Koerseklakske (que significa ‘gorra ciclista’). Las encontrarás en los típicos bares ciclistas. Un consejo: La victoria de Eric Vanderaerden en el Tour de Flandes de 1985 siempre dará lugar a largas conversaciones. Por eso, conquista primero los adoquines y mata la sed después.

6. Maquinaria moderna

Modern machinery - (c) Ridley Bikes

A pesar de que Flandes es un lugar con mucha historia, es más que un museo. La antigua tradición se combina con una artesanía innovadora. La mejor prueba de ello: las ultramodernas bicis de carrera como Ridley y Eddy Merckx. Las encontrarás en tiendas de bicicletas tales como Velodome. Si buscas algo diferente, echa un vistazo al diseño de los marcos de acero superligeros de Jaegher o Blanco bike luxury que ofrecen tanto clásicos deportivos como resplandecientes ejemplares nuevos estilo retro.

7. Un paraíso invernal off-road

Off-Road Winter Wonderland - (c) Zesdaagse Gent

En invierno no hay carreras en carretera. Sería una pena, si no fuera por nuestras fantásticas alternativas tales como el ciclismo en pista y el ciclocross. En noviembre, se celebran los Seis Días de Gante: una carrera espectacular en un velódromo con un ambiente increíble. Hasta puedes encontrarte con estrellas del tamaño de Sir Bradley Wiggins y Mark Cavendish, quienes ganaron la Edición 2016. Y si prefieres el exterior: ponte las botas para ir al ciclocross. En invierno, cada fin de semana se organizan carreras en un campo o bosque embarrado, arenoso o helado. Grandes prestaciones atléticas y diversión a tope: todo en uno.

Back to top