Monumento ciclismo, Historias Flandes Bélgica

…Parte 1 : Monumentos en Flandes Oriental

Cualquier persona que viaje por Flandes se encontrará, a buen seguro, con monumentos dedicados al deporte del ciclismo. Las esculturas rinden homenaje a los "monumentos" en la historia ciclista de Flandes, tanto a competiciones como a corredores. Una de las más destacadas es, sin duda, la que se encuentra junto a la iglesia de Meerbeke, cerca de Ninove, en Flandes Oriental. Hace treinta y nueve años, ésta era la línea de meta del Tour de Flandes. En la esquina del atrio de la iglesia se erige un bello conjunto de estatuas junto a un poema de Willie Verhegghe que recuerda el día: “Blanca y vigilante, la línea de meta aguarda expectante lo que está por llegar (…) Y la gente mira con atención y aclama los nombres de sus dioses (…) El ganador emerge de una maraña de ruedas para reclamar para siempre un lugar en el pabellón de la fama.”

En Flandes oriental, más concretamente en las Ardenas flamencas – corazón de De Ronde–, descubrirás todavía más monumentos. Por ejemplo, en la rotonda de Brakel (N48 y N8), vemos una sorprendente construcción de bicicletas en brillantes colores suspendidas de una estructura cilíndrica.

En la Ronde van Vlaanderenstraat de Kwaremont, puedes saludar a Karel Van Wijnendaele, fundador del Tour de Flandes. .

En la plaza del pueblo de Ruien, un municipio de Kluisbergen, a la derecha de la iglesia podemos ver un pequeño monumento en honor a Eddy Merckx, que obtuvo su última victoria aquí en 1977. En Sint-Martens-Lierde (Kwaadstraat), rinden homenaje a Emiel Faignaert, ganador del Tour de Flandes en 1947. En el principio de la Paddestraat de Velzeke, se erige un monumento que representa un firme adoquinado y los perfiles metálicos de las esquinas llevan los nombres de los ganadores de De Ronde desde 1973, año en el que el Tour de Flandes circuló por primera vez sobre este tipo de pavimento.

En Wetteren, donde se ubicó la línea de meta de De Ronde durante algunos años, podemos encontrar "un monumento a un monumento”. De Coureur (el ciclista) en Zeshoek (Kerkstraat) rinde homenaje a Achiel Buysse, que se proclamó vencedor de De Ronde en tres ocasiones (1940, 1941 y 1943).

Los héroes del ciclismo también son objeto de honores en otras regiones de Flandes oriental, además de las Ardenas flamencas. Por ejemplo, existe un monumento conmemorativo a Noël Foré en la piscina municipal (Oostveldstraat) de Eeklo. Con su amplia lista de victorias, entre las que figuran competiciones como el Tour de Flandes, la Ghent-Wevelgem, la Paris-Roubaix y Kuurne-Brussels-Kuurne, era un típico corredor adaptado a las pistas adoquinadas. Dos ganadores de la Ronde también han sido honrados con un monumento. En Lovendegem (Oostveldkouter), una placa conmemora el victorioso Tour de Flandes de Maurice De Waele en 1929. Junto a la iglesia de su pueblo natal de Wontergem, podemos ver una exquisita escultura de bronce de Lucien Buysse, ganador del Tour de Francia en 1926. Por último, en De Klinge, casi en la frontera con los Países Bajos, una pequeña plaza ha sido rebautizada recientemente con el nombre de Gebroeders De Loorplein, en honor de los dos corredores ciclistas Alfons y Gustaaf, que crecieron ahí. Gustaaf De Loor pasó a los anales de la historia por ser el ganador de la primera edición de la Vuelta a España en 1935. Al año siguiente, repitió victoria y su hermano Alfons terminó en segunda posición. Hasta la fecha, no se ha repetido la hazaña de ver a dos hermanos en las dos primeras posiciones de un podio.

Back to top