Man on a bicycle in Leuven - banner image

¿Qué obtienes cuando combinas una universidad con 600 años de historia, un ambiente animado, jardines espectaculares y algunas obras artísticas realmente únicas? En la ciudad de Lovaina lo descubrirás. Con su icónico ayuntamiento gótico, la embriagadora historia de la cervecería Stella Artois y la deliciosa comida local, Lovaina te mantendrá encandilado hasta el último momento de tu visita. Disfruta de 48 horas en Lovaina, una ciudad espectacular que tienes que descubrir.

Día 1

Campanas, libros, bichos y otras cosas extrañas

En Lovaina no tardarás en notar el ambiente alegre y positivo que envuelve la ciudad. Simplemente paseando hacia el centro por el Bondgenotenlaan, te darás cuenta enseguida de que se trata de un lugar relajado donde los estudiantes pasean en bici por las calles, charlan en las cafeterías y disfrutan de su vida cotidiana.

Si pensamos en el gigantesco átemo de Bruselas (el Atomium) o el enorme y reluciente diamante junto al puerto en Amberes (la Casa del Puerto o Port House), diríamos que a todas las ciudades flamencas les gusta el diseño estrafalario. Lovaina no es la excepción. Podrás ver el mejor ejemplo en la plaza Monseigneur Ladeuzeplein. En colaboración con la Ku Leuven (Universidad de Lovaina) y la propia ciudad de Lovaina, el artista Jan Fabre creó el Totem.

Esta aguja de 23 metros de altura atraviesa a un bicho gigante: vamos, realmente surrealista. Especialmente por el contraste con la biblioteca universitaria neoclásica justo detrás. Y, al mismo tiempo, representa a la prefección el espíritu de la ciudad de Lovaina.

The 'Monseigneur Ladeuzeplein' in Leuven

La biblioteca universitaria y el campanario son visitas obligadas. En los pisos inferiores, una exposición muestra lo mejor y lo peor del comportamiento humano relatando cómo trataron la biblioteca las fuerzas invasoras en las dos guerras mundiales, así como su resurgimiento gracias a diversas organizaciones benéficas. La sala de lectura es un tesoro, aunque uno con un ambiente muy diferente al del resto de la ciudad. Las campanas del campanario suenan cada hora y, con un poco de suerte, podrás presenciar también uno de los conciertos del carillón. El balcón del último piso ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad y es un gran lugar para observar el ajetreo del mercado que se celebra cada viernes.

Desde allí, el M Museum se encuentra a un paso. Antiguamente gabinete de curiosidades, el museo ha ido recopilando una magnífica collección de piezas de arte, en particular obras de Lovaina y del Brabante Flamenco. Grandes obras de los maetros flamencos, tales como Jan Rombouts I y Josse van der Baren, se exponen junto a piezas más contemporáneas, como esculturas, cuadros de pintura y objetos cotidianos.

University Library in Leuven (c) Toerisme Leuven

Grote Markt (Grand Place)

Conocida como Grote Markt, la plaza mayor de Lovaina está marcada por dos edificios espectaculares. El primero es la iglesia de San Pedro, con una antigüedad de más de 1000 años. La iglesia tiene más de 91 metros de longitud y constituye un magnífico ejemplo de la arquitectura flamenca del gótico tardío. La iglesia de San Pedro alberga asimismo un gran número de obras maestras: La última cena y el Martirio de San Erasmo de Dirk Bouts, Virgen con el Niño de Nicolaas De Bruyne, que se emplea como emblema de la KU Leuven, y quizà la obra más impresionante, el púplito de roble, que muestra a tamaño real a San Norberto de Xanten cayendo de su caballo.

The City Hall (Het Stadhuis) in Leuven

Al otro lado de la plaza, el Stadhuis o ayuntamiento es el orgullo y alegría de Lovaina. La decoración exterior nos recuerda al encaje y presenta 236 estatuas que forman el propio «salón de la fama» de la ciudad. Durante una visita guiada podrás escuchar historias sobre estas esculturas y observarás otras de Constantin Meunier y Jef Lambeaux.

Close up of the City Hall in Leuven

La Universidad de Lovaina

La Katholieke Unisersiteit Leuven (KU Leuven), la mayor universidad de Bélgica, es uno de los principales pilares de la propia ciudad de Lovaina; todo, desde el hospital hasta los diversos museos, está vinculado a la institución de un modo u otro. No es de extrañar, puesto que se remonta a 1425. Y, con tanta historia, comprenderás exactamente cómo y por qué ofrece tal variedad de tesoros arquitectónicos y artísticos. El tiempo pasa, así que te recomendamos que avances y vayas a visitar el Salón de los Tejidos, en la actualidad alberga un pequeño museo y un agradable bar. Un lugar acogedor donde relajarse tomando un café mientras se observan las idas  venidas de la vida universitaria.

The University Hall in Leuven (c) Toerisme Leuven

Si te entra algo de hambre, en el barrio encontrarás algunos restaurantes estupendos: EssenCiel sirve comida fresca y pura, con sabores muy innovadores, bajo la dirección del Flanders Kitchen Rebel, el chef Niel Brants. En Domus, la mejor forma de acompañar las copiosas comidas que ofrecen es con una de sus propias cervezas. Si quieres catar el verdadero espíritu de Lovaina, De Werf refleja a la perfección la naturaleza rebelde de la ciudad en su menú y en su decoración. Las copiosas raciones atraen al local a numerosos estudiantes. La amplia terraza también transmite diversión y relajación.

The Grote Markt (Grand Place) in Leuven- iStock

Desde aquí, estás a un corto paseo de la iglesia de San Miguel. En sus inicios fue lugar de culto de la comunidad jesuita en Lovaina. La fachada profusamente decorada, con el «altar fuera de la iglesia», es sin duda una de las imágenes más hermosas de la ciudad. En su interior, las icónicas columnas de arenisca blanca se elevan hacia un hermoso techo abovedado que brilla cuando el sol lo ilumina.

St. Michael's Church (Sint-Michielskerk) in Leuven

Abadía del parque y PARCUM

Es hora de salir del centro de la ciudad y dirigirse a la Abadía del Parque (martesa domingo, 10:00-17:00 h). Antiguamente una de las abadías más notorias de Bélgica, ahora es la mejor conservada del país. Un gran lugar si buscas un poco de paz y tranquilidad, aunque si quieres visitarla, es mejor que compruebes los horarios de apertura. Puedes andar en bici, correr o caminar por el parque y entre los numerosos estanques cuando quieras. Además, no olvides visitar la granja para probar sus productos frescos y la Casa de la Polifonía para escuchar cantos gregorianos e informarte sobre las últimas novedades en materia de musicología.

También te recomendamos una visita a la iglesia de San Juan Evangelista (viernes y domingos, 13:30-16:30 h); se remonta a 1129 y resulta muy hermosa con su ligera decoración. Si quieres ver tesoros artísticos e iconografía religiosa del mundo de los monjes, monjas y ermitaños, tenemos el sitio perfecto: PARCUM (martes a domingo, 10:00-17:00 h). Recientemente reformado, alberga una colección espectacular de piezas que muestran el cruce entre la religión, el arte y la cultura. Aunque las exposiciones muestran obras con varios siglos de antig[uedad, se asocian con la situación de la religión (y de la sociedad) en la actualidad.

Park Abbey Leuven (Abdij van Park) (c) KU Leuven

Vida nocturna

¿Qué hace uno cuando se encuentra en una ciudad de estudiantes de carácter internacional, en un país famoso por fabricar cientos de cerbezas diferentes? Te recomendamos acercarte a la Oude Markt. Apodada «el bar más largo de Europa», se adapta a todos los gustos. El ambiente amable, alegre y relajado hace que resulte muy fácil sentirse a gusto y disfrutar. Ofrece muchas opciones y a veces resulta difícil saber por dónde empezar... Prueba De Rector, en honor al director de la universidad, Den Brosser, un sitio estupendo para charlar y beber algo, el Café Belge, siempre popular, o De Bierkelder, donde siempre tendrás alguna cerveza nueva que probar. Cuando hayas echado un vistazo a todos, tendrás infinitas opciones que explorar.

The Oude Markt Square in Leuven

Día 2

Una mañana tranquila y relajante

Flandes es famoso por sus beaterios, unas comunidades cerradas donde las mujeres solteras o viudas que no querían convertirse en monjas podían seguir trabajando y contribuyendo a la comunidad. Con 300 hogares distribuidos por 3 hectáreas, el Beaterio de Lovaina es uno de los más grandes y, probablemente, más fascinantes. Las casas forman una serie de estrechas callejuelas y pequeñas plazas, lo cual converte al beaterio prácticamente en un pueblo. Los numerosos puentes que cruzan el río Dyle, combinados con la altura de los edificios, hacen que la zona parezca salida de un cuento de hadas. No olvides visitar la iglesia gótia con sus preciosas vidrieras y el minicarillón, que toca una melodía beguina cada media hora.

The Great Beguinage in Leuven (Het Groot Begijnhof)

Hospitalidad a la hora del almuerzo

Sigue el curso del Dyle hacia el norte y llegarás hasta el Dijlepark. Este fotogénico parque del interior de la ciudad no solo es encantador, sino también romántico. Su pequeño puente es adorable, la vegetación muy variada y resulta pintoresco; además, el tranquilo ambiente hace que sea un lugar ideal para relajarse o disfrutar de un pícnic.

El jardín botánico es un lugar completamente diferente al parque. Se remonta a 1738 y es el jardín más antiguo de este tipo Bélgica, con una collección de plantas increíblemente variada, un enorme invernadero y una gran cantidad de estatuas, obras de arte e increínbles mezclas de colores.

Si te has resistido a la tentación de hacer un pícnic, no hay mejor sitio para comer que Improvisio. Y no solo por los platos de la carta. El restaurante se encuentra en el patio de un hospital del siglo XVIII. Es increíblemente tranquilo y un buen primer paso para visitar el fascinante museo HistarUZ. Mediante fotografías, instrumentos, instalaciones auténticas y ejemplos de manuales antiguos, este museo hospital cuenta miles de historias, muestra la evolución del mundo médico y te permite observar cómo funcionaban los hospitales desde 1850 hasta justo después de la Segunda Guerra Mundial.

The Botanical Garden in Leuven (c) Layla Aerts

Una tarde de Stella Artois

Una de las mejores cosas que se pueden hacer en Lovaina es callejear por la ciudad. Verás una arquitectura espectacular, tanto antigua como nueva, y con un toque de serendipia, descubrisás singulares y pequeñas galerías de arte y encantadoras tiendas de antigüedades, todo ello mientras, sin darte cuenta, te enamoras de Lovaina. Sin embargo, no deberías irte de la ciudad sin visitar el barrio norte de la ciudad y, más precisamente, la cervecería de Stella Artois. Participa en una visita guiada y descubrirás la historia de esta famosa cervecería de 1366, verás la planta de embotellado y observarás lo que ocurre cuando seis siglos de tradición cervecera artesanal se aúnan a la tecnología más moderna. Evidentemente, la prueba de oro con la cerveza es su sabor. Afortunadamente, cada visita acaba con una copa de Stella Artois recién elaborada. ¡Salud!

Ten en cuenta que: no siempre hay entradas disponibles en la propia cervecería. Te recomendamos que las compres en línea con suficiente antelación.

Stella Artois Brewery (c) Toerisme Leuven
Has disfrutado de 48 horas en Lovaina, pero siempre quedan cosas que ver. Tanto si quieres ir a ver escaparates como tomarte algo en una preciosa terraza o perderte por las históricas callejuelas, en Lovaina encontrarás un ambiente único cada vez que la visites.
Back to top