Bruges

Dicen que Brujas es como un sueño: una ciudad perdida en los tiempos con un encanto de ensueño. Déjate seducir por su entramado de canales. El dulce olor a chocolate está omnipresente. Maravillas medievales se ocultan a la vuelta de cada esquina, esperando ser descubiertas por ti. Para ayudar a ubicarte hemos creado esta guía ‘48 horas en Brujas’; así podrás aprovechar mejor el tiempo en la joya de Flandes. 

Día 1

Exploración matutina 

En cuanto llegues a Brujas te sentirás atraído por la animada Plaza Mayor. Esta plaza, rodeada de atractivas casas gremiales de tejado escalonado, es uno de los lugares más populares, especialmente por su ubicación a la sombra de la impresionante torre del campanario. Encontrarás restaurantes, tiendas de chocolate y lugares donde probar cervezas elaboradas siguiendo la tradición. No obstante, si no quieres esperar para subir los 366 escalones del campanario, procura llegar temprano: las vistas panorámicas desde la cumbre de la torre valen la pena el esfuerzo.

Market Square Bruges

Al otro lado de la plaza también puedes descubrir el Historium de Brujas que te sumerge en la vida cotidiana de la ciudad en el siglo XV. Los aficionados al néctar espumoso pueden pasar por el Museo de la Cerveza de Brujas y participar en una visita interactiva. Si no te gusta la cerveza, la Basílica de la Santa Sangre y el impresionante Ayuntamiento con su interior gótico en la cercana plaza Burg son una alternativa perfecta. 

City Hall Bruges

Primitivos Flamencos por la tarde 

Cuando sientas hambre (o sed), dirígete al bar de la cervecería Bourgogne des Flandres. Podrás degustar su producto estrella, una cerveza roja flamenca del mismo nombre que la cervecería, acompañada de unos tentempiés como tablas de quesos y embutidos. En cuanto hayas matado el hambre, deleita tus ojos con las obras de los Primitivos Flamencos explorando el Museo Groeninge, una de las colecciones más bonitas de Brujas que incluye la obra maestra  ‘La Virgen del Canónigo Van der Paele’ de Van Eyck.

Groeninge Museum Bruges (c) Kris De Smedt

Cruza el pintoresco Puente de San Bonifacio para alcanzar el antiguo Hospital de San Juan del siglo XI que alberga el Museo Memling y seis obras del famoso Primitivo Flamenco Hans Memling expuestas en toda su gloria. No te pierdas el increíble Relicario de Santa Úrsula. Al otro lado del canal podrás descansar en De Proeverie Chocolaterie Sukerbuyc. Este negocio familiar es la parada perfecta para un café, un chocolate caliente, un gofre o incluso unos indulgentes bombones belgas hechos a mano

Proeverij Sukerbuyc Bruges

Diversión nocturna 

Cuando va terminando el día, muchos visitantes abandonan la ciudad. Pero no tengas miedo: de noche Brujas tiene mucho que ofrecer. Asiste a un espectáculo en el Concertgebouw donde podrás disfrutar con actuaciones de calidad a cargo de prominentes artistas visuales, músicos y bailarines.

Concert Hall Bruges

Si quieres cenar un plato típico, apuesta por el estofado flamenco (stoofvlees) o steak tartare (carne picada cruda). Y dado que Brujas se encuentra cerca de la costa, otra buena opción son las croquetas de quisquillas o los mejillones. Si piensas trasnochar, tu lugar es 27b Flat. Este popular club de jazz es famoso por su ambiente acogedor y sus conciertos en vivo a cargo de artistas emergentes y talentos establecidos.

Mussels

Día 2

Todos en bici

Al igual que muchas ciudades flamencas, también Brujas se explora mejor a pie o, si quieres llegar un poco más lejos, en bicicleta. Puedes ir en bici a varios municipios desde el centro de la ciudad, pero uno de nuestros favoritos es Damme. El pintoresco y breve camino a lo largo del canal pasa por el molino de viento de Damme y es tan llano que resulta accesible para todas las edades. Haz una pausa para beber algo en Tante Marie. Este acogedor lugar es famoso por sus mermeladas caseras, sus productos frescos locales y sus cafés y tés especiales

Damme

De vuelta a la ciudad, descansa un momento junto a los molinos de viento situados al lado de las murallas de la ciudad desde el siglo XIII. De los cuatro molinos restantes, el molino Sint-Janshuis es el único que continúa moliendo el grano. También puede visitarse.

Sint-Janshuis Bruges

Imprescindible por la tarde

A continuación puedes visitar el Museo de Cultura Popular Volkskundemuseum. En esta joya menos visitada podrás pasear por una serie de renovados edificios del siglo XVII que incluyen aulas, una farmacia y un cuarto de estar flamenco. Después podrás refrescarte en uno de los bares más antiguos – Café Vlissinghe – que celebró su 500 aniversario en 2015. 

Es imposible visitar Brujas sin probar las creaciones de nuestros mejores chocolateros. The Chocolate Line es el negocio del ‘Shock-o-latier’ Dominique Persoone cuyos sabores insólitos como beicon, wasabi y tabaco han dado fama mundial a sus dulces. Incluso puedes comprar un disparador de chocolate rock ‘n roll que te dispara el polvo de cacao directo a la nariz: ¡esto no es apto para los corazones débiles! 

The Chocolate Line Bruges

Adiós a Brujas

Una de las cervecerías más antiguas de Brujas que siguen activas es De Halve Maan. Esta cervecería ofrece una visita fantástica que te sumerge en el proceso de elaboración de la cerveza. El clímax de la visita es la vista de la ciudad desde el tejado y la oportunidad de degustar una cerveza recién servida directamente desde la fuente. A unos pasos de la cervecería no dejes de echar un vistazo al Beaterio, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se trata de una comunidad cerrada hoy habitada por monjas de la Orden de San Benito. Con sus casas blancas y su jardín tranquilo, te sentirás como si hubieras viajado al pasado. 

The Beguinage Bruges

Para dejar grabada Brujas en tu memoria, termina tu visita con un paseo por el Parque Minnewater. Rodeado de árboles frondosos encontrarás el Lago del Amor. Según la leyenda, si atraviesas el puente del lago con tu pareja conocerás el amor eterno. Independientemente de si funciona la magia o no, siempre te quedará Brujas.

Minnewater Bruges

Hay tanto que descubrir aquí que 48 horas en Brujas solo te permiten probar un poco de todo lo que esta preciosa ciudad te puede ofrecer. Ya sea su increíble historia, su acogedor ambiente o simplemente sus golosos chocolates, Brujas siempre te llamará para que vuelvas a por más.

Banner Promo Brussels Airlines, Hi Belgium Pass
Back to top