View Brussels

Bruselas tiene mucho de lo que alardear. Es donde se inventó el praline, es el hogar de algunas de las mejores obras de arte del mundo y, lo más curioso, el símbolo icónico de esta ciudad es un niño haciendo pipí. Pero ¿dónde irías si solo tuvieras 48 horas en Bruselas? ¿Empezarías admirando el Atomium o siguiendo los pasos de Tintín ? ¿Dedicarías tu tiempo a la arquitectura art nouveau , la majestuosidad de la Grand Place o los tesoros de los muchos museos de vanguardia? Con tanta oferta, es difícil saber por dónde empezar. Esta guía te ayudará a aprovechar al máximo la Bruselas artística en dos días.

Día 1

Las bellas artes sirven de bello comienzo

Al comenzar tu ruta en la Estación Central de Bruselas , te encontrarás en la puerta de los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica . Cada museo alberga una serie de maravillas. Sin embargo, si te apetece una cita con verdaderos genios, no busques más que en el Museo Oldmasters de arte antiguo y su recorrido por las obras de los pintores europeos de entre los siglos XV y XVIII. Los grandes como Hieronymus Bosch (el Bosco), Hans Memling, Pieter Bruegel el Viejo y Pedro Pablo Rubens compiten por captar tu atención.

Para aquellos con predilección por lo surrealista, también tenemos el Museo Magritte . Dedicado a René Magritte, el surrealista belga que convirtió las manzanas verdes y los bombines en pilares artísticos, la galería es un paseo por el mundo fantástico de los mejores artistas de Bélgica. 

Royal Museums of Fine Arts of Belgium

Si crees que es hora de cambiar de melodía, la colección de 7000 piezas mundialmente famosa del Museo de Instrumentos Musicales (MIM) seguro que te toca la fibra sensible. Encontrarás de todo, desde una armónica de cristal a una zanfona; una de las piezas más destacadas es el componium del siglo XIX, un instrumento fascinante capaz de producir infinidad de música sin repetirse. 

Music Instrument Museum (c)Milo Profi

Una tarde en el Atomium

A tu próximo destino se llega más fácilmente en Metro . Estate atento a los azulejos de las paredes de las distintas estaciones: tienen un motón de obras artísticas increíbles para captar tu mirada.

Al llegar a la parada de metro Heysel, te encontrarás a los pies del enorme, y brillante Atomium . Con más de 102 metros de altura, las nueve esferas y sus conexiones representan una celda unidad de un cristal de hierro, pero ampliado 165 000 millones de veces. Además de las escaleras mecánicas más largas de Europa, el Atomium alberga diferentes instalaciones artísticas, un restaurante y una vista espectacular de Bruselas.

Atomium (c)SABAM2016 -Chirstophe Licoppe befocus

Añade un poco de arte a tu noche

Termina el día con una ruta a pie por la arquitectura art nouveau del barrio de Ixelles o Elsene. Al bajarte del metro en la estación Horta, posiblemente querrás incluir el Museo Horta y la calle Avenue Louise en tu ruta, aunque también es gratificante pasear sin rumbo dejándote guiar solo por la majestuosidad de los edificios. Si no te apetece caminar, no hay motivo para no sentarte con un café a admirar la arquitectura en el Café Metropole . Como alternativa, el restaurante Comme Chez Soi combina la alta cocina con un memorable comedor art nouveau y una bodega igualmente memorable. También es una forma bonita de redondear tu primer día en la Bruselas artística.

Louiza Lane

Día 2

El arte de la política

No hay nada como un paseo matutino temprano, o tardío, sobre todo cuando te lleva por el Parque del Cincuentenario . No obstante, puede que quieras renunciar a las muchas estatuas y monumentos, a cambio de una vista al museo de coches clásicos AutoWorld . Su increíble colección incluye un Bugatti, un Bentley y varias limusinas que pertenecieron a la familia real belga. 

Mientras estás en el barrio, asegúrate de dejarte caer por el Parlementarium . Es probable que este museo, dedicado a examinar la historia, el funcionamiento y el trabajo de la Unión Europea, te sorprenda en más de un sentido. La historia cobra vida con una inteligente variedad de exposiciones y herramientas multimedia para ofrecerte un recorrido sorprendentemente agradable, dinámico e interactivo.

La mejor forma de coronar todo esto es visitando la Maison Antoine . Desde su inauguración en 1948, el pequeño restaurante se ha vuelto increíblemente popular por sus habilidades para cocinar nuestro excepcional manjar belga: las crujientes y doradas patatas fritas .

Jubelpark

An eclectic artistic experience

Te quedarás sin palabras cuando te dirijas a la icónica Grand Place . Esta plaza está rodeada de puro esplendor arquitectónico. El intrincado uso de oro y las esculturas decorativas hacen que el ya opulento ayuntamiento resplandezca a la luz del sol, al mismo tiempo que la fachada con efecto de encaje del Museo de la Ciudad de Bruselas crea un llamativo contraste. El Ayuntamiento , con su monumental torre, domina la plaza. Las historias detrás de la disposición asimétrica de este edificio —van desde ampliaciones inesperadas durante la construcción hasta un error que provocó que el arquitecto se arrojara desde la torre— solo se suman a lo maravilloso de la Grand Place y los mitos que impregnan Bélgica y la identidad belga. 

Si estás un poco sediento —o empeñado en algo increíblemente diferente— dirígete a la esquina a Le Cercueil  , una coctelería decorada con figuras de esqueletos, jarras con forma de calavera, mesas-ataúd y, curiosamente, eventos de citas rápidas.

Brussels Grand Place

Manneken Pis, elefantes rosas, realeza y personajes de cómics

Sigue por la calle, pasa el mural que representa al personaje de cómic Tintín y llega hasta la esquina donde el Manneken Pis sostiene su «pajarito». El símbolo más reconocible de Bruselas, esta estatua de bronce con tamaño de muñeco, se viste con conjuntos adecuados para celebrar fechas importantes. Con lo famoso que es, nadie está realmente seguro de la verdadera historia detrás del niño de bronce… ¿Orinó para apagar un fuego? ¿Su objetivo era el líder de las fuerzas enemigas? ¿O la verdad se encuentra en una de las otras tantas leyendas? 

Un paseo corto te llevará por la calle llena de restaurantes Rue des Bouchers a la Jeanneke Pis , el equivalente femenino al Manneken Pis. ¿Te apetece una cerveza o dos? ¿Qué tal unas 3162? El Delirium Café ha sido reconocido por el Libro Guinness de los Récords por ofrecer la mayor variedad de cervezas disponibles en el mercado. Es un gran lugar para disfrutar de una cerveza Delirium Tremens . Ha sido elegida una de las mejores del mundo a pesar del mito de que beberla te hará ver elefantes rosas.

Colourful statues of Manneken Pis Brussels (c) Pieter Heremans

Ni siquiera una escapada de 48 horas está completa sin algún capricho. ¿Por qué no vas de compras como un miembro de la familia real a las impresionantes Galerías Reales de Saint-Hubert ? Sus calles arquitectónicamente espectaculares están bordeadas de tiendas, cafés y, lo mejor de todo, chocolaterías, incluido Neuhaus, el chocolatero que inventó el praliné belga

Si eres fan de Tintín, Astérix, los Pitufos, Lucky Luke o el arte del cómic en general, el Centro belga del Cómic es donde experimentarás la diversidad y las profundidades, a menudo frustradas, del noveno arte tal y como las representan los lápices y pinceles de más de 700 autores belgas. ¡Sin duda no es solo para niños! 

Royal Galleries Brussels

Brillo nocturno

Si estás preparado para cenar, ¿por qué no le sacas el máximo partido? Premiado con dos estrellas Michelin, Bon-Bon sirve platos llenos de personalidad y sabor. Está un poco apartado, pero sigue siendo nuestra recomendación número uno para cualquiera que quiera degustar un menú de siete platos.

No obstante, Place Saint Catherine es imprescindible para los que disfrutan del pescado, los mejillones y cualquier otro tipo de alimento marino. Aquí, los menús de los restaurantes dependen en gran medida de la captura del día; espera platos frescos y sabrosos.

Riégalos con una cerveza en A La Mort Subite . Decorado con un precioso estilo art nouveau, este café se ha vuelto el favorito de turistas y locales. El café se convirtió en el homónimo de una variedad de cervezas. Antes de probarlas, probablemente deberíamos informarte de que «mort subite» se traduce por «muerte súbita». 

Place De Saint Catherine (c)visitbrussels - Eric Danhier

Si sigues vivo y coleando, existe una forma fantástica de rematar tu noche y tu ruta de 48 horas por Bruselas: dirígete a la catedral de San Miguel y Santa Gúdula , una obra maestra de la arquitectura gótica. El exterior increíblemente decorativo del edificio impacta en cualquier momento, pero ¿y de noche? La piedra blanca realmente parece brillar. ¡Prepárate para sorprenderte!

Cathedral of Saint Michael and Saint Gudula

Ya has visto una muestra de lo que la capital belga puede ofrecer, pero siempre hay mucho más por descubrir y disfrutar. Aunque 48 horas en Bruselas no es tiempo suficiente para verlo todo, te da un aperitivo de lo que hace que esta ciudad sea tan espectacular, memorable y digna de otra visita. 

Banner Promo Brussels Airlines, Hi Belgium Pass
Back to top