Skyline of Antwerp
Amberes, o como lo llaman sus habitantes: 't stad (LA ciudad). Según ellos, es la mejor ciudad del país. O tal y como lo expresan, con una sonrisa: es el centro, el resto del país no es más que el aparcamiento. ¿Te parece arrogante? Simplemente se sienten realmente orgullosos de su capital cool, y con razón. Veamos por qué.

1. Diviértete como si fueras de Amberes

Bartender making cocktails - ©Bas Bogaerts
Amberes tiene muchos clubs estupendos donde puedes divertirte toda la noche. Los verdaderos juerguistas se encontrarán sin duda en su salsa. Sin embargo, si realmente quieres mezclarte con sus habitantes, tienes que acudir a una fiesta pop-up. Se celebran por toda la ciudad, cada vez en un lugar diferente. Busca en Google o en Facebook las palabras Noord Feesjes o Pret Bederf y darás con ellas. O pregúntale a uno de Amberes con aspecto hip dónde es la fiesta.

2. Para potentados y estudiantes sin un duro

Nick Bril - chef of The Jane Antwerp - ©Michaël Dehaspe
Si estás dispuesto a gastar dinero, Amberes te ofrece algunos de los mejores platos de Bélgica y no solo de este país. Restaurantes como The Jane, 't Zilte y Nuance están entre los más caros. Puedes incluso comer en una capilla antigua o en el último piso de uno de sus edificios más emblemáticos (como el MAS). Pero si vas de mochilero y tienes solo un par de euros para gastar, también tienes un montón de opciones. Prueba una comida a precio de ganga en el Bar Buenos Aires, 't Lastig Portret o en La Cuisine, donde podrás disfrutar de un plato principal por menos de 9 euros. Además, los platos los preparan y los sirven jóvenes desfavorecidos como formación para convertirse en profesionales de la hostelería.

3. Como decía Pink Floyd... Shine on, you crazy diamond

The Port House Antwerp - ©Havenbedrijf Peter Knoop
Amberes hace gala de muchos edificios históricos como la Catedral de Nuestra Señora y la fortaleza medieval Het Steen, pero tiene mucho más que ofrecer. En el ámbito de la arquitectura, esta ciudad no se está quieta. Las Oficinas del Puerto también conocidas como «El Diamante» son la mejor prueba de ello. La arquitecta de renombre mundial Zaha Hadid diseñó el edificio para albergar la nueva sede de la Autoridad Portuaria de Amberes. El edificio está considerado como un homenaje al diamante, uno de los productos por los que Amberes es más conocida.

4. Una ciudad con banda sonora

Bourla Antwerp - ©Milo-Profi
Si Bélgica y Flandes tienen una capital de la música, la has encontrado (aunque los habitantes de Gante tal vez no estén de acuerdo...). Hay muchas salas para escuchar música en toda la ciudad. Puedes visitar KAVKA, por ejemplo. Con un amplio elenco de artistas, bandas y DJs, seguro que encuentras lo que te gusta. ¿Quieres volver al pasado? Entonces no dejes de ir a ver el BOURLA. No solo es uno de los edificos más maravillosos de la ciudad, también es la sede de un magnífico teatro. Mira hacia arriba en la sala de conciertos. El techo está pintado por el artista contemporáneo Jan Van Riet. Y antes de salir de tu asombro, sube al Vestíbulo, elige una mesa y deja que el entorno te envuelva disfrutando de una magnífíca vista sobre las pinturas y la claraboya.

5. Un placer arquitectónico

view of interior Central Station Antwerp - ©Antwerpen Toerisme & Congres
Hasta la estación de tren es una joya arquitectónica en Amberes. Aparece en prácticamente todas las listas de las estaciones más bellas del mundo. Probablemente menos conocida, la calle Cogels-Osylei, la calle principal del barrio de Zurgenborg, es una visita ineludible para los amantes de la arquitectura. Admirarás una combinación sorprendente de Art Nouveau, Jugendstil y Neoclasicismo. Y pensar que la ciudad iba a echar abajo estos edificios «anticuados» en los años 1960... Menos mal que un grupo de artistas compró las casas y salvó el barrio.

6. Haz una visita a Rubens

Interior Rubenshouse Antwerp - ©Visit Antwerp
La ciudad tiene una dilatada y floreciente relación con el arte y los artistas. El más grande de todos ellos: Pedro Pablo Rubens. El célebre maestro barroco pintó y vivió en Amberes. Puedes admirar sus pinturas en toda la ciudad, aunque las más conocidas están en Rubenshuis. Este edificio de 1611, rescatado de las ruinas en 1937, fue su hogar y su lugar de trabajo. Una visita ineludible aunque no se trata del único palacio de la cultura en Amberes. El museo Plantin-Moretus, por ejemplo, está clasificado como Patrimonio Mundial por la UNESCO. Podrás admirar la imprenta más antigua del mundo, manuscritos de incalculable valor y tipografías originales. Este edificio medieval con patio ha sido un museo desde hace casi 50 años.

7. El antiguo paso subterráneo

Pedestrian Tunnel under the Scheldt Antwerp - ©Carl Pendle
El Escalda es el pintoresco río que divide a Amberes en dos. ¿Quieres pasar al otro lado? No te preocupes, puedes hacerlo sin mojarte cruzando por el Paso Subterráneo o Túnel de Santa Ana. Construido en 1933, te permite incluso viajar al pasado, ya que la decoración interior no ha cambiado nada desde entonces. Cruza la entrada del edificio, pasa por las señales y vallas y baja por la escalera mecánica de madera original. Tendrás realmente la sensación de estar a la vanguardia, empapándote de la atmósfera de la ciudad de hace un siglo.

Consulta la guía Lonely Planet y Use-it para inspirarte.

Banner Promo Brussels Airlines, Hi Belgium Pass
Back to top