Groeningemuseum Brujas, Arte Flandes Bélgica © What If - Kris De Smedt - VisitFlanders

Algunos dicen que Brujas es un museo al aire libre. Y para ser sinceros, no les falta razón. El centro de la ciudad es patrimonio cultural de la UNESCO, con obras maestras por todas partes y un ambiente animado día y noche: regálate la vista disfrutando de todo lo que te rodea. ¿Sabías que se dice que Venecia es la Brujas del sur? ¿O es al contrario?

1. Piérdete por la ciudad

Bruges

Todo el centro de Brujas está catalogado como patrimonio cultural de la UNESCO. ¿Quieres comprobar por qué? Pasea por una de sus múltiples callejuelas sinuosas y déjate llevar adonde tus pies te dirijan. Si nos permites un consejo, te recomendamos que visites la Iglesia de Jerusalén, un lugar de culto construido en el siglo XV por una adinerada familia española, monumento singular y macabro cuyo grotesco altar está adornado con calaveras. No es algo que se vea todos los días.

2. Obras maestras por todas partes

Masterpieces all around - (c)Jan D'Hondt

El Museo Groeninge es la galería de arte más prestigiosa de Brujas. En este museo se exhibe una soberbia colección dedicada a los pintores clásicos: Primitivos Flamencos y artistas del Renacimiento. ‘La Virgen del canónigo Van der Paele’, de Jan Van Eyck, es una de las piezas más importantes de la colección y una obra de exquisito detalle. También encontrarás lienzos de pintores surrealistas pioneros como Paul Delvaux y René Magritte. ¿Buscas algo más que bellas artes? Ve al Choco-Story, un museo dedicado a una de las especialidades belgas: el chocolate.

3. Una ciudad con pulso

A city with a pulse - (c)Korneel Cools

Brujas es una ciudad animada, dinámica y joven con una cultura particular. No dejes de visitar Cactus, una sala de conciertos que organiza su propio gran festival en verano. Otras opciones son Republiek (un magnífico bar junto al cine Lumière), el local de jazz De Werf o el Bar Jus, donde podrás degustar el mejor vino de la ciudad. También merece la pena que te des una vuelta por Entrepot, el lugar idóneo para dar rienda suelta a la creatividad, y donde se desarrollan proyectos musicales, culturales, teatrales y otras expresiones artísticas.

4. Ve a la playa

Zeebrugge beach - (c)Jan D'Hondt

Lo decimos en serio, ve a la playa. Está a un paso. Si quieres alejarte del centro, alquila una bicicleta y date un paseo hasta la costa. En media hora llegas a Zeebrugge (que literalmente quiere decir: Brujas del Mar). El sitio perfecto para una excursión relajante por la costa o para adentrarte en las dunas. Si prefieres mezclarte con los chicos y chicas de la playa, déjate caer por el club de surf Icarus. Allí es donde van todos los surferos a pasar el rato y disfrutar de la vida.

5. Brujas de noche

Bruges by night

Una experiencia obligada para las almas dulces y románticas. Si durante el día Brujas es magnífica, por la noche es simplemente irresistible. Espera hasta la puesta de sol y sal a pasear por la ciudad medieval. Contemplarás estatuas, fachadas y monumentos asombrosamente iluminados. Si aún quieres más tranquilidad, deambula por Minnewater. En el centro del parque hay un hermoso lago, al que los lugareños llaman el lago del amor. Y con eso está todo dicho.

6. Entrevista con un vampiro

Interview a vampire - (c)Lucifernum

El bar más raro de Brujas es, sin duda alguna, Lucifernum: un antiguo templo masónico convertido ahora en el inusitado mundo del increíblemente extraño Willy Retsin, un autoproclamado vampiro. Toca la campana y gustosamente te dejará entrar para que tomes algo, rodeado de antigüedades singulares y siniestras obras de arte. Será una velada interesante, eso seguro. ¡Solo abre los fines de semana! Los entusiastas de los recuerdos pueden ir a De Bierboom, un café y tienda de cervezas donde encontrarás más de 150 tipos de cerveza diferentes. Rudy, el propietario de la cerveza Valhalla, estará encantado de responder todo lo que quieras saber, así que siéntete libre de preguntar.

7. Una iglesia actual y contemporánea

A church of this day and age - (c)YOT

La Iglesia de la Magdalena aparenta ser un lugar de culto convencional, pero no lo es. En su interior alberga un auténtico santuario de experimentos: exposiciones de arte, conciertos, juegos, fiestas temáticas japonesas, un lugar donde casi todo es posible, incluso podrás ver una mecedora colgando del techo. Si quieres visitar una iglesia en un sentido más tradicional, ve a la Iglesia de Nuestra Señora. Allí se encuentra la escultura de Miguel Ángel: ‘Virgen con el Niño’. Esta obra clásica es a Brujas lo que la Mona Lisa es a París: No te la puedes perder.

Ten por seguro que en Brujas siempre encontrarás algo a tu gusto. ¿Quieres saber más? Investiga en las guías: haz click aquí para descargar la guía de Brujas del Lonely Planet en castellano o la guía Use-It.
Back to top