Leuven by night - (c)www.milo-profi.be

Lovaina es una ciudad polifacética. Por una parte, cuenta con un patrimonio centenario: la universidad es la mùas antigua del país, al igual que el Kardín Botánico. Además, cuenta con numerosos edificios gíticos. Por otra parte, la ciudad atrae a muchísimos jóvenes gracias a la universidad. Los jóvenes le aportan un ambiente excitante e innovador. Aquí tienes siete razones por las que vale la pena visitar Lovaina.

1. Un referente lúdico

Townhall of Leuven - (c)Toerisme Leuven

El atractivo más icónico de Lovaina es sin duda: el ayuntamiento, un edificio increíble del siglo XV de estilo gótico tardío. Está recubierto de una animada decoración tallada en piedra y banderas coloridas. La fachada parece un "quién es quién" de Lovaina: el exterior está decorado con nada menos que (¡) 236 (!) estatuas; cada una representa a una persona que merece un lugar en la historia de la ciudad. Y hablando de iconos: no olvides el beaterio. En el pasado fue un conjunto de casas destinadas a mujeres religiosas solteras, pero en la actualidad sirve sobre todo de residencia de estudiantes. Aquí reina un ambiente único gracias al río Dyle que lo atraviesa.

2. El conocimiento es poder

Leuven by night

La universidad viene siendo la espina dorsal de la ciudad desde 1425. Los distintos campus están repartidos por Lovaina. Uno que merece especialmente una visita es: Universiteitshal. Este enorme edificio se usa desde 1432 y sigue siendo el centro neurálgico de la universidad. Un paseo de cinco minutos te lleva al instituto de Filosofía con sus acogedores interiores y preciosos jardines.

3. Arte adentro y afuera

Arts inside and out - (c)Layla Aerts

Museum M es la el edificio ultramonderno de Lovaina que alberga una valiosa collección de arte religioso del siglo XV al XVIII y algunas obras contemporáneas. El arte, sin embargo, no solo está presente en los museos de la ciudad sino también al aire libre. Pasea por Lovaina a ver si encuentras el Tótem de Jan Fabre. Nuestro compatriota fue el primer artista vivo en exponer sus obras en el Louvre. En Lovaina, podrás conocer su obra simplemente andando por la calle. Si ves un resplandeciente escarabajo verde perforado por una aguja de 23 metros de altura: ¡esa es!

4. Iglesias curiosas y más curiosas todavía

Church of Leuven - (c)Toerisme Leuven

Lovaina es una ciudad con un importante patrimonio cultural. La Iglesia de San Pedro está incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y es la iglesia más antigua de la ciudad. Fue fundada en el año 986. En el interior encontrarás La Última Cena del pintor Dirk Bouts, uno de los Primitivos Flamencos. Otro bonito ejemplo es la Iglesia de San Miguel. Situada en el punto más alto de Lovaina, es uno de los principales monumentos europeos de la época barroca. Su arquitectura es única: parece que el altar se encuentra en la parte exterior de la iglesia. Esto la convierte en una de las ‘7 maravillas de Lovaina’. Entre las otras se encuentran la Iglesia de Santa Gertrudis, construida sin un solo clavo, y la Iglesia de Santiago cuya campana no se encuentra dentro de la torre sino fuera.

5. La fuente del oro líquido

Stella Artois of Leuven - (c)Layla Aerts

Stella Artois: el mundo entero la bebe, Lovaina la fabrica. La Stella Artois se elaboró por vez primera hace ya más de 90 años. La visita a la antigua cervecería De Hoorn vale la pena. Y fíjate en el vecino bar llamado De Lantaarn (La Farola). Según la leyenda, las espitas del bar estarían conectadas directamente – mediante una tubería subterránea secreta – con la cervecería Stella Artois. Don Artois es indudablemente el mayor cervecero de la ciudad, pero no es el único. Nuestra elección personal: el mucho menos famoso Domus, un acogedor restaurante y cervecería a la vez. ¡Salud!

6. Vivir la vida

Oude Markt Leuven

Lovaina es una ciudad 100% universitaria. Cada año, acoge a más de 50.000 estudiantes. Dotan la ciudad de un ambiente especial. Únete a ellos en una ‘kotfuif’ (una fiesta en un pequeño cuarto de estudiantes) o si quieres tomar una cerveza acude al Oude Markt, una plaza rodeada de bares (estudiantiles) tales como Den Brosser (‘el que hace novillos’), Café Belge o De Rector (el nombre del jefe de la universidad). Debido al gran número de bares, la Oude Markt ha recibido el apodo de ‘La barra más larga de Europa’. Mientras estés paseando, fíjate en la estatua de la Kotmadam. Simboliza las numerosas mujeres maternas que alquilan habitaciones a los estudiantes.

7. Extraños fragmentos de naturaleza

People ath te Botanic of Leuven - (c)Layla Aerts

Lovaina combina la marcha de una ciudad con el ambiente acogedor de un pueblo. Busca los pavos reales en el parque de la abadía Keizersberg, dirígete a Keizershof para disfrutar con las preciosas vistas de la ciudad y relájate en el parque Dijlepark (también denominado ‘el pequeño paraíso’). Un consejo más: el Jardín Botánico, situado a corta distancia del caso urbano. Tiene casi 300 años de antigüedad por lo cual es el más antiguo de Bélgica. Su invernadero de 450 metros cuadrados alberga una amplia variedad de abrumadora flora (sub)tropical.

¿Buscas más inspiración? ¿Quieres descubrir qué más te propone Flandes? ¡Echa un vistazo!

Banner Promo Brussels Airlines, Hi Belgium Pass
Back to top