The Best Views of Flanders banner

Una cámara, un par de zapatos aptos para caminar y una generosa dosis de asombro. No necesitarás nada más que eso para descubrir Flandes, porque esta región está repleta de vistas únicas, muchas de ellas de una belleza deslumbrante. ¿Sientes curiosidad? Echa un vistazo a nuestras sugerencias para encontrar algunas de las mejores vistas de Flandes.

Linkeroever, Amberes

La ciudad portuaria de Amberes es una metrópolis genial y provocadora, una ciudad que vive a cien por hora. Afortunadamente también hay espacio para el descanso y la relajación. Para ello, lo mejor es dirigirse al Linkeroever, con una cámara o un smartphone listo para disparar. En la playa urbana de Santa Ana podrás encontrarte con entusiastas adoradores del sol, con el fenomenal perfil de Amberes al fondo. La Catedral de Nuestra Señora y la Boerentoren o Torre de los Campesinos - los primeros rascacielos de Europa - constituyen unas vistas espectaculares. Para llegar al Linkeroever puedes pasar por el espectacular túnel de Santa Ana, únicamente para ciclistas y peatones, que transcurre por debajo del río Escalda. El túnel propiamente dicho, con sus rústicos azulejos de porcelana y escaleras mecánicas de auténtica madera del año 1933, también merece la pena ser fotografiado.

Linkeroever

Het Zwin

Flandes cuenta con un parque natural que lleva el mote de aeropuerto internacional para aves migratorias. Het Zwin es un lugar de obligada visita para fotógrafos (aficionados o profesionales) y ornitólogos. Además de las aves mencionadas, los amantes de la naturaleza experimentados también podrán observar ranas arborícolas, conejos de los pantanos y otros animales. La estación de reproducción de las cigüeñas es un momento perfecto para la fotografía de naturaleza. Pero incluso sin animales, Het Zwin es un lugar que ciertamente merece la pena visitar: las dunas onduladas, los lodazales y las marismas saladas, la línea costera y especialmente el punto focal donde convergen el horizonte y el Mar del Norte.

Het Zwin

Hallerbos

Encontrarás el paraíso terrenal en el Hallerbos, ubicado a unos 20 km de Bruselas. Cada año en abril, miríadas de jacintos silvestres florecen en este bosque mágico, creando una alfombra floral de violetas y vincapervincas. Cuando el sol se pone entre los árboles, la magia se hace aún más intensa. Solo podrás experimentar este espectáculo único en el Hallerbos, y únicamente durante tres semanas cada año. En ningún lugar del mundo los jacintos silvestres florecen tan exuberantemente. Es un espectáculo que merece estar en la lista de ‘cosas que ver antes de morir’ de cualquier fotógrafo.

Hallerbos

Connecterra

Un tributo al pasado minero de Limburgo y la principal puerta de entrada al Parque Nacional Hoge Kempen. Eso es Connecterra. El parque natural te ofrece a ti y a tu cámara un deslumbrante paisaje de colinas y lagos, alucinantes panorámicas dignas de elogio. Por si fuera poco, hay montículos de residuos mineros y castilletes que se asemejan a naves espaciales caídas sobre las planicies onduladas de Limburgo. Efectivamente, hace 30 años, Connecterra era una mina de carbón. Tras su cierre, el suelo fue descontaminado y la naturaleza quedó abandonada a sus propios mecanismos. Para los fotógrafos de acción, el terreno está bendecido con una espectacular ruta de descenso perfecta para practicar mountain bike.

Connectera

Koppenberg

Los ciclistas se echan a temblar cuando piensan en el traqueteo que sufren en la empinada cuesta de un camino de piedras, conocido como Koppenberg - sin embargo, ahí los fotógrafos se quedan embobados. Desde lo alto de esta emblemática ubicación podrás fotografiar una imponente panorámica tras otra. Desde Koppenberg tendrás unas magníficas vistas de las Ardenas flamencas, donde cada año se disputa el Tour de Flandes: campos ondulantes, extensas praderas, un pintoresco bosque y - en la distancia - encantadores pueblecitos flamencos. Es un espectáculo único y, con un poco de suerte, podrás ver pasar a algún ciclista sin aliento al que podrás inmortalizar en tu fotografía.

Koppenberg

Lommel Sahara

En medio de un amplio pinar de color verde brillante, te encontrarás de repente en el corazón de un paisaje desértico: es el Lommel Sahara. Se trata de un fenómeno suficientemente notable que se debe a la contaminación. En tiempos pasados hubo ahí una fábrica de zinc, que fue la causa de que desapareciera de un plumazo la vegetación circundante. El resultado es un paisaje yermo cubierto por una capa de arena blanca. Para evitar que esa superficie se extendiera aún más, se plantó un nuevo pinar. Hoy en día los habitantes de Limburgo no lo cambiarían por nada. Y para darle un carácter aún más fabuloso, también se encuentra un pequeño lago de tonalidad azul celeste (¡y no se trata de un espejismo!)

Lommelse Sahara

Parque Forestal

Bruselas es el corazón palpitante de Europa. Aunque resulta fantástico atravesarlo andando, también resulta hermoso contemplarlo desde lejos. Así que asegúrate de dirigirte al Parque Forestal. Este ondulante parque en forma de S tiene una superficie equivalente a 26 campos de fútbol y fue realizado en 1882 con la única finalidad de dar una preciosa vista de la ciudad - cosa que ciertamente se ha logrado. Si sueñas con el panorama perfecto de Bruselas, solo hay un lugar que debes visitar.

Park Van Vorst

Parc du Cinquantenaire

De un parque urbano a otro: el Parc du Cinquantenaire en Bruselas. Aquí lo que realmente merece la pena es el parque propiamente dicho. Durante más de un siglo, ha sido un parque de exhibiciones repleto de museos y multitud de perlas culturales. Por ejemplo, ahí encontrarás los Reales Museos de Arte e Historia, con miles de obras de arte y objetos históricos. Ahí también encontrarás hallarás la Gran Mezquita de Bruselas, y por todo el parque te encontrarás con verás numerosos pabellones, esculturas y obras de arte, como el pabellón de las Pasiones Humanas, construido según un diseño del famoso arquitecto Victor Horta.

Jubelpark
Back to top