Castillo Vino Elderen, Gastronomia Flandes Belgica - ©Wijnkasteel Genoels-Elderen
Emma Thomson Flandes Bélgica

Emma Thomson

  • Job: Escritora autónoma de viajes y autora de Flanders: The Bradt Travel Guide
  • Favorite destination: Bélgica
  • Likes:escritora de viajes, editora, locutora, fotógrafa
Emma habla de sus primeros pasos en la cata de vinos en su visita al castillo de Genoels-Elderen en Limburg.

May

Castillo Vino Elderen, Gastronomia Flandes Belgica

"Lo maravilloso de la vinicultura en Flandes es la pasión de los jóvenes propietarios", exclama mi guía rubia con los labios pintados de rosa, Bertje, agitando las manos.

"¡Se trata de la calidad, no de la cantidad!"
Castillo Vino Elderen, Gastronomia Flandes Belgica

El castillo de vinos Genoels-Elderen, el único de su tipo en Bélgica, está ubicado en la fértil región de Haspengouw en los alrededores de Tongeren. Famoso por sus jugosas manzanas y peras, el suelo arcilloso de la zona también es perfecto para el cultivo de uvas. Introducida por los romanos, la viticultura murió en Flandes en el siglo XVII; desbaratada, primero, por una mini edad de hielo y, más tarde, con la llegada de Napoleón, que pagó a los agricultores flamencos por destruir sus viñas con el fin de proteger el monopolio del vino francés.

Hablando de edades de hielo, "¿cómo diablos han sobrevivido a nuestro invierno largo y helado?" Pregunto a Bertje. Su boca esboza una sonrisa de orgullo: "Las viñas han sido especialmente desarrolladas para soportar temperaturas de -35C, ¡por lo que no les molesta en absoluto!"

Caminamos por detrás del castillo de estilo clásico, donde los viñedos se extienden hasta la colina de suave pendiente; sus tallos leñosos sobresalían de la tierra como puños apretados.

Castillo Vino Elderen, Gastronomia Flandes Belgica

El propietario actual, Jaap van Rennes, tuvo que juntar estas parcelas de tierras de cultivo circundantes cuando compró la parcela en 1990. Su hija de 17 años, Joyce, abandonó sus estudios y se fue a Francia para aprender a convertirse en productora de vino. Dos décadas más tarde, sus vinos y espumantes puros, los Chardonnay ganaron muchos premios.

Castillo Vino Elderen, Gastronomia Flandes Belgica

Bertje levanta un pedazo de tabla de plástico que rodea la base de una planta joven. "¡Mira! ¿Puedes ver qué hay? ", dice señalando a un tocón de cera roja.  "Como la mayoría de las variedades de vino, nuestra vid chardonnay se "injerta"en una raíz de Chardonnay americana, que es muy resistente a los insectos. Están fusionados por  lo que las dos se convierten en una. ¡El vino europeo le debe más a Estados Unidos de lo que estamos dispuestos a admitir!", se ríe.

Castillo Vino Elderen, Gastronomia Flandes Belgica
"¿Joyce y la familia siguen viviendo en la mansión?" Pregunto ruidosamente. "¡Claro! Tres generaciones bajo un mismo techo!" Responde Bertje alegremente. "El castillo actual data del siglo XVIII, pero lleva aquí desde la época medieval. La bodega del siglo XIII todavía sobrevive. Te la muestro ahora".
 
Bajamos al sótano húmedo. Las paredes estaban manchadas y un fuerte olor a humedad inundaba el aire. Detrás de unas puertas de hierro ornamentadas había montones de barricas de roble llenas de "agua de vida" en maduración, una bebida del estilo de la grappa hecha de zumo de uva de menor calidad. Los barriles son apenas visibles debajo de una alfombra peluda negra de hongos que se alimenta de los azúcares de fermentación. Es un marcado contraste de la bodega principal totalmente automatizado donde las barricas vírgenes están alineadas con precisión militar.
Castillo Vino Elderen, Gastronomia Flandes Belgica

Terminamos la visita con una degustación de lo más importante. Bertje trae una botella azul del galardonado Chardonnay Blauw (Azul) a la mesa y vierte un poco en cada vaso. Ella agita el vino con confianza alrededor de la base, lo bate hacia arriba, pega la nariz respingona por encima del borde y huele profundamente. Entonces acerca los labios, sorbe rápido, succiona a través de los dientes, realiza un lavado por la boca y traga. Trato de mirar la pieza y copiar sus acciones, pero mi vino chapotea de mi vaso y salpica la nariz mientras trato de olerlo.

Intento redimirme murmurando sonidos de aprobación. "Mmm, puedo destacar notas de miel", le digo, aventurando una conjetura. Se hace el silencio, por lo que contemplamos el contenido de nuestros vasos un poco más. "Este es aún un vino joven; no es tan ahumado como la versión Gold. ¿Nos lo puedes contar?" Pregunta Bertje. "Mmm, de acuerdo", murmuro. 

No soy claramente un aficionado al vino, pero no hace falta ser un experto para comprender que, en comparación con las nubes grises de fuera, aquí había un poco de sol en un vaso.

Info

Para más información o para reservar una visita guiada, visita www.wijnkasteel.com. Las visitas guiadas se han de reservar con antelación, están disponibles de lunes a sábado las dos últimas horas y cuestan 55 €.
Back to top