Moda Amberes Flandes Bélgica ©Boy Kortebaas
La palabra  maniquí  ha sufrido cambios en su corta vida castellana.
Encontramos su  origen en el neerlandés : La voz «man» es hombre, y su diminutivo «mannekijn»,  hombrecillo . Con este vocablo los  pintores flamencos  designaban un pequeño muñeco articulado que se utilizaba como modelo. En España la voz se conocía a través del gran  flujo cultural  que la unía a Flandes. En el S. XVIII se nos advierte que los muñecos se solían vestir para que los pintores tuvieran un  modelo  más ajustado a la realidad. Y así el «maniquí» pasó a designar el muñeco que se utiliza para mostrar las ropas que han de venderse o las personas que en pasarelas de moda o estudios de arte posan vestidas.
Back to top