Cycling in Flanders(c)www.milo-profi.com
Aunque hayas oído que Bélgica es un país lluvioso, no te asustes, algunas fuentes indican que ahí solo llueve el 7% del tiempo. Como el clima es muy variable en la zona -¡dicen que puede haber 4 estaciones en un solo día!- seguro que podrás disfrutar del romanticismo de un paseo por las calles adoquinadas, y si necesitas resguardarte de la lluvia, siempre encontrarás cerca un acogedor lugar bajo techo.

Sube 514 escalones

La torre de San Rumoldo, reconocida por la UNESCO como patrimonio mundial, es el logotipo extraoficial de la ciudad de Malinas. La visita a la catedral, de más de cinco siglos de antigüedad, constituye una actividad ideal para un día de lluvia. Mientras comienzan a caer las primeras gotas, puedes entretenerte subiendo los 514 escalones hacia la cumbre de la torre, de 97 metros de altura. Si al final el cielo se aclara, tu esfuerzo se verá recompensado con unas fantásticas vistas que se extienden hasta Amberes y Bruselas. 

St Rumbold's Tower

La casa del maestro

Cada vez que aparecen las palabras "Bruselas" y "arquitecto" en una misma frase, rápidamente surge el nombre de Victor Horta, uno de los padres fundadores del Modernismo. Podrás admirar gran parte de su legado en las ciudades de Gante y de Bruselas. La antigua casa señorial Hotel Tassel y el Palacio de las Bellas Artes Bozar son solo varios ejemplos. El museo Horta, donde vivió el maestro, es otra de las perlas de la corona arquitectónica de Bruselas. Prácticamente la totalidad del interior se encuentra todavía en su estado original, desde los mosaicos, pasando por los muebles, hasta los vitrales. Si quieres escapar de las nubes, sumérgete en el maravilloso mundo de Horta.

Bozar concert hall (c) Mikaël Falke

Majestuoso chocolate

Una segunda opción en el corazón de Bruselas es visitar las Galerías Reales junto a la Grand Place. Allí encontrarás las mejores chocolaterías que ofrece nuestro país. Adéntrate en ellas y degusta el oro negro con el sabor más refinado del mundo. Antes, durante o después de saborearlo, podrás dar un agradable paseo a lo largo de boutiques de lujo, tiendas de relojes y el Teatro de Vaudeville. Ya llueva o brille el sol, estarás protegido bajo el techo de cristal.

Galeries Royales Saint-Hubert

Ve a algún bar

Si por algo se caracteriza este país es sin duda por su cultura cervecera. Tanto en calidad como en cantidad, Bélgica no conoce rivales. Cuenta con más de 1500 cervezas diferentes y originales. Y esta cultura también la difundimos de forma activa. Las calles se encuentran pavimentadas con bares de diferentes estilos y tamaños. ¿El cielo se cubre de nubes grises? Busca un bar acogedor y agradable, pide una copa de este líquido dorado y espera hasta que el chaparrón haya pasado.

Cafè De Gouden Vis Mechelen

In Flanders Fields

En el interior de Flandes Occidental encontrarás los Flanders Fields, lugar donde tuvo lugar la mayor atrocidad durante la Primera Guerra Mundial. La batalla de Passchendaele, que se desarrolló hace 100 años, es el ejemplo más conocido. Más de 100.000 soldados cayeron en una lucha campal en un terreno de tamaño inferior al de un pañuelo. La zona de Flandes Occidental conmemora de forma permanente dicha catástrofe. El imponente Cementerio Tyne Cot es uno de sus exponentes. Se trata del último lugar de descanso para cerca de 12.000 soldados derrotados. Bajo las nubes grises, este monumental cementerio todavía impresiona más.

tyne cot(c) Copper Tree Media

Para los mini Einsteins

Durante los días lluviosos lo más difícil de conseguir sea quizás mantener a los niños animados, contentos y entretenidos. Déjales que duerman una siesta sobre una cama de clavos, que monten en bicicleta sobre una cuerda a cinco metros de altura, o que alcen un coche. Todo ello es posible en Technopolis, un centro interactivo de las ciencias y la tecnología situado en Malinas, para edades entre 1 y 100 años.

(c)Technopolis

En bicicleta

Sencillísimo: monta en bicicleta. Porque Flandes es el hogar de los Flandriens, los intrépidos ciclistas que no se asustan por nada. Lluvia, viento, frío glacial, fuertes pendientes adoquinadas como De Bosberg, el Muur de Geraardsbergen o el Oude Kwaremont: los ciclistas de verdad disfrutarán al máximo. Si el cielo llora, desafíalo con la mirada, monta en la bicicleta y libera al Flandrien que llevas dentro.

Cycling in Flanders (c)www-milo-profi.com
Banner Promo Brussels Airlines, Hi Belgium Pass
Back to top