Los niños flamencos tienen la tradición de salir al jardín el Domingo de Pascua para buscar los huevos dejados por las Campanas de Roma, o el Conejo de Pascua.

Cuenta la leyenda que las Campanas vuelan a Roma durante los días de Semana Santa, para regresar en su apogeo y cargadas de chocolate el Domingo de Resurrección a sus iglesias de origen.

Respecto al Conejo, la historia se remonta a las celebraciones anglosajonas precristianas. La diosa que representaba el mes de abril se llamaba Eastre, su símbolo terrenal era el Conejo y representaba la Fertilidad (de ahí los huevos). Este símbolo pagano se ha mantenido en ciertos países de Europa del Norte para representar la Pascua en la actualidad. De hecho, Pascua es Easter en inglés; y en Bélgica, por supuesto, los huevitos son de chocolate...

Back to top