El Concertgebouw, o Auditorio de Brujas, ha creado una revolucionaria instalación sonora en su tejado: el Sound Factory. Además de escuchar el sonido de todas las campanas de la ciudad y disfrutar de unas vistas incomparables, los visitantes pueden manipularlos a través de una pantalla táctil, crear sus propios paisajes sonoros en un iMac disponible en el Cybercorner, o tocar las 21 campanas que antes estaban instaladas en el Campanario de la ciudad y que ahora se encuentran en el Auditorio. Los niños disfrutarán con el Omni, un champiñón de 108 facetas táctiles musicales, o transmitiendo las notas de la resistencia eléctrica de la piel de los tubos sonoros. Toda la información en www.sound-factory.be
Back to top