The Fall of the Rebel Angels (c)KMSKB, photo J. Geleyns-Ro

Pieter Bruegel el Viejo, prototipo del Renacimiento Flamenco, es conocido sobre todo por sus paisajes y alegorías idiosincráticos, arraigados en el folclore y la tradición bíblica y clásica. Acompáñanos en un viaje por sus obras y vida.

1. Reales Museos de Bellas Artes de Bélgica (KMSKB)

Los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica (KMSKB) exponen la segunda colección más importante del mundo de cuadros de Bruegel: 5 pinturas originales, magistrales, además de obras pictóricas de sus hijos y discípulos. Y los KMSKB guardan todavía varios ases en la manga a la hora de promover el abrumador legado de este maestro de la pintura.

El legado de Bruegel, cinco siglos después de su muerte, sigue siendo indiscutible. Y gracias a la tecología actual, podemos conocer y comprender mejor esas obras; Por este motivo, los KMSKB y el Google Cultural Institute han desarrollado una oferta digital: 12 obras maestras, disponibles en la más perfecta resolución. De esta forma, el visitante puede literalmente enfocar una serie de detalles que pasan normalmente desapercibidos al mirarlo. Otra obra de arte es la Bruegel-box: sobre tres paredes se van proyectando una serie de vídeos apasionantes que muestran tres obras maestras de Bruegel. De repente, el espectador se encuentra mano a mano con los aldeanos de Los proverbios flamencos, o frente al quiromántico de la predicación de San Juan Bautista, o se ve inmerso en La caída de los ángeles rebeldes. Además, los KMSKB ofrecen la posibilidad de añadirle una dimensión adicional: La caída de los ángeles rebeldes puede asimismo aobservarse en un universo de 360°, con ayuda de un visor de realidad virtual.

Los KMSKB ofrecen la genialidad y artesanía secular del maestro flamenco Pieter Bruegel, vinculadas a las últimas tecnologías, con el fin de que puedas familiarizarte con su legado. El museo está además magníficamente ubicado. En cinco minutos se puede cruzar la magnífica Place Royale, donde se encuentra la iglesia de Saint-Jacques-sur-Coudenberg, pasar frente al Museo de Instrumentos Musicales, con su fachada de estilo modernista, y llegar a las escalinatas del Mont des Arts, desde donde se pueden contemplar unas magníficas vistas de Bruselas.


2. Sablon

El Sablon (o Zavel en neerlandés) es un barrio de la histórica ciudad alta parte alta de la ciudad de Bruselas. En el siglo XVI, algunas de las principales familias nobles se instalaron en la cumbre del monte Sablon y en la calle Wolstraat: las familias Egmont, Culemborg y Brederode. Posteriormente, les siguieron las familias Lalaing y Thurn und Taxis. Por consiguiente, el Sablon se convirtió en el barrio más aristocrático y rico de la ciudad en el siglo XVII. Probablemente sea ésta la razón por la cual el estudio de Bruegel se encontraba en esta zona.

3. Iglesia de Nuestra Señora de la Capilla

Visita la iglesia singular donde Bruegel se casó y fue enterrado. A continuación, explora el animado barrio denominado ‘Marollen’ (o distrito Bruegel). Siguiendo la calle Rue Haute llegarás a la casa de Bruegel (Rue Haute 132).
Back to top