fries

Las crujientes y doradas patatas fritas: nuestro orgullo nacional. ¿Sabías que Bélgica contaba con 4 643 puestos de patatas fritas en 2016? Esto significa que podemos encontrar uno en cada barrio y pueblo. El 60 % de nuestros lugareños las comen al menos una vez a la semana. Para los flamencos, las patatas fritas son de todo menos una guarnición. Esa es también la razón por la que somos tan buenos preparándolas. Además de tener las mejores patatas, también tenemos el orgullo y las habilidades para preparar las mejores patatas fritas del mundo. Hay que tomarse el tiempo para prepararlas como es debido, desde cortarlas correctamente hasta la segunda cocción; la creación de las patatas fritas es un verdadero arte.

Patatas fritas belgas, no patatas fritas francesas

Aunque pueden ser conocidas en todo el mundo anglosajón como french fries (patatas fritas francesas), no tienen nada de francesas. La palabra neerlandesa «friet» viene de «patates frites», la denominación francesa de «patatas fritas». Una posible explicación para la asociación es que podría haber surgido durante la Primera Guerra Mundial, cuando los soldados americanos conocieron las patatas fritas en Bélgica, pero pensaban que estaban en Francia, porque esa era la lengua que se hablaba en la zona. No importa si las llamas flamencas o belgas, nuestras deliciosas patatas fritas están hechas de patatas bintje según la tradición y son las más sabrosas que encontrarás en cualquier parte del mundo.

Cuando tu ración ya está preparada, estos bastoncitos crujientes y dorados se sazonan con un poco de sal. La ración más popular es un cucurucho coronado con mayonesa; sencillo y delicioso.

Platos clásicos flamencos con patatas fritas (por supuesto)

Nuestra cocina regional es sinónimo de autenticidad y calidad. Da mucha importancia a la utilización de ingredientes locales y de temporada. Como es de esperar, muchos de nuestros platos más tradicionales y populares son también fantásticos al degustarlos con una ración de patatas fritas. Saca el comidista que llevas dentro y disfruta de todas las exquisiteces que Flandes ofrece con estas grandes especialidades.

No vemos las patatas fritas como comida rápida, sino como un arte. Nos tomamos tiempo para prepararlas como es debido

Chef Wim Ballieu - Balls & Glory

Volován (vol-au-vent)

Un clásico nostálgico. Cremoso y lleno de sabor. La versión flamenca es un hojaldre hueco relleno de pollo, albóndigas y salsa de champiñones. La comida casera definitiva.

Vol Au Vent, con ripieno di pollo, polpette e salsa di funghi, un classico nostalgico

Mejillones (mosselen)

Los mejillones y las patatas fritas son una combinación celestial. Habitualmente la temporada de este manjar del mar del Norte se extiende de julio a febrero y nos encanta servir nuestros mejillones con salsas diferentes. Añádeles patatas fritas para la comida perfecta.

Mejillones y patatas fritas, Gastronomía Flandes Bélgica

Steak Tartare

Este plato aboga por la carne de ternera azul belga picada finamente, mezclada con alcaparras, pepinillos y cremosa yema de huevo.

Steak Tartare

Estofado de ternera

Este plato aúna lo mejor que ofrece Flandes: tierna y deliciosa carne acompañada de una buena cerveza. Conocido en la zona como «stoofvlees», este plato consistente suele llevar cerveza en la salsa y se disfruta mejor con una ración de patatas fritas.

Beef stew (c)www.lekkervanbijons.be

Tomaat-garnaal con patatas fritas y mayonesa

Un tomate relleno de camarones grises frescos. Un plato sencillo que sabe a gloria cuando se utilizan los mejores ingredientes y se remata con una mayonesa recién hecha. ¡Siempre triunfa!

tomato filled with shrimps (c)Sofie Coreynen
Back to top