Flemish Masters 2.0

Puedes encontrar a los Maestros Flamencos en cualquier tamaño, forma y época. Van Eyck, Bruegel y Rubens encendieron la mecha en su momento. Hoy, sus descendientes, como ROA y A Squid Called Sebastian, colorean nuestras ciudades. Flandes: cuna del patrimonio, lienzo para el arte callejero.

Hace unos 150 años, el filósofo Henry David Thoreau escribió "El mundo es un lienzo para nuestra imaginación". Una nueva generación de artistas se ha tomado esta cita al pie de la letra. ¡Y de qué manera! Durante siglos, el arte siguió una serie de reglas claras no escritas. Pinceladas bien meditadas y técnicamente perfectas acababan en un lienzo. Después, ese lienzo encontraba un lugar en una catedral o una iglesia, en un museo o en una colección (privada). Actualmente, las reglas son diferentes.

Los maestros actuales utilizan literalmente las calles, las ciudades y el mundo como lienzo para su arte e imaginación. Ya sean grandes muros en blanco o rincones escondidos, mobiliario urbano ligeramente deteriorado o la fachada de una mansión señorial: todo sirve como lienzo para una nueva generación de maestros flamencos como ROA, Bué The Warrior, KAS, A Squid Called Sebastian y decenas, cientos y miles más.

Summer Josephine's (c) Josephines

Sus creaciones, en ocasiones oscuras, pero con mucha más frecuencia coloridas, dan al Flandes actual un nuevo prestigio. Y, de vez en cuando, no dejan de hacer un guiño a sus predecesores. La hermosa ciudad de Gante es un excelente ejemplo. Dentro del contexto de "OMG! Van Eyck was here", el año de celebración de Jan van Eyck, la ciudad invitó a un puñado de artistas callejeros del más alto nivel. Con sus flamantes obras de arte rinden homenaje a la Adoración del Cordero Místico. Y si esta singular ruta de arte callejero aún no ha satisfecho tu apetito, hay cientos de aperitivos visuales para disfrutar. Este detallado plano de la ciudad te muestra el camino a todas las obras maestras grandes y pequeñas esparcidas por toda la ciudad.

También la bulliciosa Bruselas está llena de arte callejero, con un guiño a los antiguos maestros. El colectivo artístico Farm Prod trazó una ruta a modo de oda a Pieter Bruegel. A lo largo de la ruta, encontrarás frescos únicos en numerosas fachadas del famoso barrio obrero de Marollen. Aprenderás todo sobre el resto de la enorme Bruselas en el Parcours Street Art, que enumera los tesoros de la capital. 

Graffiti Street Ghent @VisitGent

Desde el palpitante corazón de la ciudad, nos dirigimos ahora hacia un lugar remoto: la costa del Mar del Norte. Oostende, la perla de la Belle Époque, es quizás la galería de arte al aire libre más grande del país. En 2016 The Crystal Ship echó aquí el ancla por primera vez. Desde entonces, el chispeante festival de arte callejero ha obsequiado a la ciudad cada año con docenas de nuevas obras de renombrados artistas callejeros. The Crystal Ship ha dejado una impresión, casi literalmente indeleble, en la ciudad. A veces en pequeños rincones, a veces en grandes monumentos, pero siempre vale la pena.

The Crystal Ship 2020 -©-Toerisme Oostende vzw - Nick Decombel Fotografie

En Amberes, hay dos huellas importantes que seguir en el arte callejero. Por un lado, el de la propia gran ciudad, por otro lado, el de la zona del puerto. También, en la Amberes urbana encontrarás una mezcla maravillosa entre patrimonio histórico y emocionantes joyas de arte callejero. Street Art Antwerp realiza un trazado meticuloso y te mantiene informado de todas las novedades.

Aquel que se aventure fuera de la ciudad, encontrará un espectáculo único en el límite de la zona del puerto de Amberes: Doel, un pueblo con varios tesoros. Hay un molino de viento del siglo XVII, una vista asombrosa de la planta de energía nuclear cercana y una gran cantidad de arte callejero. Hace casi medio siglo, quedó claro que Doel sería tragado por el puerto. Aunque aún no ha sucedido, el pueblo se ha ido vaciando lentamente. Hoy en día, es un pueblo fantasma casi completamente desierto. Entre el dolor de las casas ocupadas y las que tienen las ventanas tapiadas, ha surgido una maravillosa mezcla de arte callejero. Una visión, sin duda, única.

Ghent - (c) Eugène Hertoghe

Nuestras ciudades son una prueba viviente: a pesar de todos los siglos transcurridos desde la muerte de van Eyck, Bruegel y Rubens, los Maestros Flamencos aún están vivos. Ya sean grandes o pequeñas, metropolitanas o un pueblo fantasma casi desierto. El arte callejero de Flandes tiene mucho que ofrecer

Volver al principio