Querid@ amig@de Flandes:

En vista de la situación de COVID-19, actualmente se están aplicando medidas de seguridad específicas y restricciones adicionales en toda Bélgica. Encontrarás información más detallada en la siguiente página web y directrices/requisitos en vigor del Gobierno belga. Para los últimos consejos para viajar a nuestro país, por favor consulta a tus autoridades locales.

Si viajas a Flandes, Bruselas o a cualquier otro lugar de Bélgica por una duración de 48 horas o más, deberás rellenar un formulario de localización de pasajeros, dentro de las 48 horas anteriores a tu llegada a Bélgica. 

Cuídate bien a ti mism@ y a tus seres querid@s y sigue segur@ y saludable.  

Esperamos darte la bienvenida pronto, de todo corazón.
Un abrazo,

Turismo de Bélgica: Flandes y Bruselas
VISITFLANDERS

Belgian Beer Battle, Flanders - September 22, 2015 - (c) FARMBOY - Jan Op De Kamp

Flandes es sinónimo de patrimonio. Catedrales y campanarios, beguinajes y castillos. Y, por supuesto, el arte indiscutible de nuestros Maestros Flamencos. Pero, ¿quién dice que la historia y el patrimonio tienen que ser tangibles? Flandes es una tierra rica en patrimonio inmaterial y cultural. Ya sea la elaboración de cerveza, el cultivo de endivia belga, el sonido del clarín o un desfile con un gran caballo de madera. Nuestras tradiciones ancestrales y nuestra artesanía nos convierten en lo que somos.

La cultura belga de la cerveza

Bélgica es la cuna de la cerveza. Y punto. Durante siglos, nuestros maestros cerveceros han sido alquimistas, transformando la cebada, la malta, el lúpulo y el agua en las cervezas más exquisitas. Esto se nota tanto en la calidad como en la cantidad. Nuestro país cuenta con no menos de 1500 cervezas únicas, con más de 700 sabores diferentes. Desde la pils y la trapense, pasando por la cerveza con tonos marrón-rojizos hasta la eternamente espumosa geuze: hay un sinfín de posibilidades.

Ese delicioso jugo de cebada sigue sorprendiendo e inspirando. Las técnicas, la pasión y la experiencia que han dado fruto a esta exquisita bebida también nos aseguran el futuro. Hoy en día, una nueva generación de cerveceros sigue aprovechando este legado, asegurando que nuestra relación única con la cerveza nunca pase al olvido.

Belgian Beer Battle, Flanders - September 22,2015 - (c) FARMBOY - Jan Op De Kamp

El cultivo de la endivia belga

Al igual que un monje descubrió una vez el champán por accidente, al menos según cuenta la tradición, uno de los símbolos de Flandes también vio la luz de forma fortuita. Hace unos 200 años, un jardinero del Jardín Botánico de Bruselas sembró un puñado de semillas desconocidas bajo una gruesa capa de tierra fértil. Sin poder hacerse una idea de lo que ocurriría, su hazaña daría lugar a un todo icono: la endivia belga.

Este oro blanco se convirtió rápidamente en una parte esencial de nuestra cultura culinaria. Desde los grandes chefs hasta los cocineros aficionados: la endivia belga ocupa un lugar especial en nuestros corazones. Y pase lo que pase, la endivia belga sigue siendo un manjar típico de Bélgica. Hoy en día, este es el único lugar del mundo en el que estas hojas ligeramente amargas se cultivan como es debido: en ambientes oscuros y en tierra fértil. Una técnica única que da lugar a sabores celestiales.

Visit Noric Foodies in Ghent and Antwerp - ©Jonas Togo

Los pescadores de gambas de Oostduinkerke

Todo un espectáculo extraordinario del Mar del Norte. Los caballos de tiro se adentran en el oleaje, con un jinete a lomos, ataviado con unas botas amarillas brillantes y un chubasquero. Tras ellos se arrastra una gran red. El objetivo: pescar el mayor número posible de deliciosas gambas. Los pescadores a caballo de Oostduinkerke son una especie única.

Esta pequeña ciudad de la costa flamenca es el único lugar del mundo donde todavía se pescan gambas de esta forma tradicional. Gracias a esta costumbre ancestral, podemos disfrutar de las mejores gambas grises, base de la rica cultura culinaria de Flandes.

Shrimp Fishermen - (c) Dirk van Hove

La procesión de la Santa Sangre en Brujas

Brujas es sinónimo de patrimonio. Y no nos referimos únicamente una iglesia, un monasterio o incluso una catedral. Nada de eso, esta ciudad rezuma patrimonio por los cuatro costados. La UNESCO ha declarado todo el centro histórico de la ciudad como patrimonio mundial. Aunque también podrá contemplar patrimonio menos tangible, como la procesión de la Santa Sangre.

Cada año, esta singular procesión recorre las calles de la ciudad el día de la Ascensión. Este histórico desfile rinde tributo a la Santa Sangre de Jesucristo. Esta costumbre medieval tiene más de 700 años, pero sigue muy viva. Aún hoy esta tradición moviliza a cientos de voluntarios cada año para hacer de esta procesión un espectáculo inolvidable y colorido.

Procession of the Holy Blood - (c) Heilige Bloedprocessie vzw Frank Toussaint

El último puesto bajo la Puerta de Menin, Ypres

Durante la Primera Guerra Mundial se vivieron algunas de las páginas más oscuras de nuestra historia. Las consecuencias fueron incalculables y aún hoy marcan la región francobelga del Westhoek. Los Campos de Flandes fue uno de los campos de batalla más importantes de la Gran Guerra europea. Los numerosos cementerios y memoriales de guerra de la región son testigos silenciosos de ello.

En Ypres resuena cada noche una melodía conmemorativa. Tiene lugar bajo la majestuosa Puerta de Menin, en la que están grabados los nombres de 55 000 soldados caídos de la Commonwealth. En cualquier momento, llueva o haga sol, a las 20:00 horas en punto los clarines tocan en el Último Poste. Para que nunca olvidemos.

Last Post Ceremony ypres - (c) Margaux Capoen - Stad Ieper

Festival de los Gatos de Ypres

Ypres es uno de los lugares más importantes que recuerdan a la Primera Guerra Mundial. Aunque a veces se toman las cosas con menos seriedad. La ciudad de Ypres también es conocida por el nombre de Ciudad de los Gatos, dada su especial relación con estos amigos peludos. Prueba de ello es el Festival de los Gatos, una gran procesión dedicada a los felinos que tiene lugar cada tres años. Este fenómeno hace referencia a una celebración histórica en la que se lanzaban gatos vivos desde una torre. Hoy en día se hace de una manera mucho más respetuosa con los animales.

Tras un largo y colorido desfile, se lanzan gatos de peluche desde el Campanario. Este es uno de los desfiles con más éxito de Flandes. Cada vez que se celebra, esta fiesta atrae a unos 50 000 visitantes nacionales y extranjeros. Este espectáculo típico de Ypres sorprende incluso en el Lejano Oriente: cada edición, unos 5000 japoneses acuden a contemplar esta tradición centenaria.

The Cat Parade Ypres - (c) Tijl Capoen - Stad ieper

Ros Beiaard – Dendermonde

Una vez cada diez años la vida de la ciudad de Dendermonde se paraliza: el día de la Marcha del Ros Beiaard. Esta singular procesión folclórica atraviesa la ciudad tan solo una vez cada diez años. Y cuando eso ocurre, cobra vida una fiesta popular única con carrozas, acróbatas, zancudos, agitadores de banderas y efectos especiales. El punto álgido lo forman los bailes y las cabriolas del Ros Beiaard. Se trata de un gigantesco caballo de madera con cuatro niños montados sobre su lomo: cuatro hermanos, nacidos de padres de Dendermonde. Esto, a su vez, hace referencia a los cuatro hijos de Aymón, protagonistas de una saga milenaria.

El Ros Beiaard es un elemento clave para Dendermonde, pero también se conoce fuera de esta ciudad. Por ejemplo, en la ciudad de Malinas, también aparece esta figura en su propio desfile medieval. Se trata de una procesión repleta de figuras salidas del folclore, como las que también se pueden encontrar en Bruselas. Pero en ningún sitio es tan grande como en el Ros Beiaard de Dendermonde.

Ros Beiaard Dendermonde - © Hendrik De Schrijver

La cultura del carillón

¿Todo es más grande en Texas? No es el caso de los instrumentos de música, eso por seguro. La prueba: los carrillones, típico de Flandes. Esas enormes campanas de al menos 23 metros de alto no tienen rival. Este tipo de carrillón suele estar instalado en una torre y puede tocarse mediante un teclado. Los sonidos únicos resuenan en kilómetros a la redonda.

Para no perder esta cultura intangible, la ciudad de Malinas la muestra con orgullo. Allí, la escuela de carillón, de fama internacional, mantiene el fuego encendido. Pero este himno musical no es en absoluto el único patrimonio que ofrece la vibrante ciudad de Malinas. La UNESCO también se ha dado cuenta de ello. Desde las Puertas de San Rumoldo, hasta el campanario y el Gran Beguinaje pasando por el palacio borgoñón Busleyden: Malinas es toda una joya.

Carillon Beiaard Saint Rumbolds Tower Mechelen - (c) Piet De Kersgieter

Flores de papel en la playa

La costa belga es un lugar para emprendedores de espíritu. Eso empieza a una edad temprana ya en las playas del Mar del Norte. Todos los veranos, miles de niños juegan con flores de papel crepé. Estos coloridos artefactos se venden en puestos improvisados. Y solo se puede pagar con una moneda: pequeñas conchas que se encuentran en la playa.

No está del todo claro cómo surgió esta tradición. Lo que sí sabemos es que solo ocurre en la costa flamenca, que se originó hacia 1920 y que tiene versiones distintas según cada localidad. Las conchas que se utilizan como moneda varían en cada ciudad costera. Un valioso consejo para disfrutar de la playa: con un poco de papel crepé de las tiendas del dique, los más pequeños podrán montar su propio negocio.

Paper flowers - Papieren bloemen - © Marc Wallican - Westtoer
La lista es larga, pero interminable. Demuestra una vez más que Flandes tiene un patrimonio y cultura únicos, aunque no todo pueda manifestarse en edificios, obras de arte o centros históricos de las ciudades. Todas las cosas intangibles que ofrece Flandes también conquistarán tu corazón.
Volver al principio