Dieric Bouts en Flandes

media:bynder:c8e28b0f-c631-4546-8604-db122f9027a4
Dieric Bouts es el icono artístico de Lovaina. Este primitivo flamenco se encuentra en los museos más importantes de Occidente, pero es en Flandes donde se siente especialmente como en casa. Descubre su legado en su ciudad natal, Lovaina, pero también en Brujas y Bruselas. Conoce a este pionero del Renacimiento del norte.

Iglesia de San Pedro, Lovaina

Dieric Bouts nació en el norte de los Países Bajos, pero fijó su residencia en Lovaina, Bélgica. En esta ciudad pasó la segunda mitad de su vida, fundó su familia y se convirtió en el gran maestro que conocemos hoy. Bouts vivía en una gran casa de la Minderbroedersstraat. A tiro de piedra de allí, en la majestuosa iglesia de San Pedro, dos de sus obras maestras te harán contener la respiración. La primera tal vez sea su obra maestra más importante: La Última Cena. En este llamativo tríptico trasladó a Cristo y a sus apóstoles a su propio universo: la Lovaina del siglo XV. Debido a este temprano uso de la perspectiva lineal, Bouts ha sido calificado en ocasiones como el primer pintor del Renacimiento del norte.   

Su segunda obra maestra presente en la iglesia de San Pedro, El Martirio de San Erasmo, tampoco deja indiferente a nadie. En este extraordinario tríptico, San Erasmo sufre su cruel destino con un semblante aparentemente impasible. Un ejemplo más de la modestia distintiva de la obra de Bouts. El primitivo flamenco pintó ambas obras maestras pensando en la iglesia de San Pedro. En ningún otro lugar del mundo se puede estar más cerca del maestro que aquí.

media:bynder:bfd2a564-4392-4797-bbba-5350dc897e6c
media:bynder:0ab4132d-1809-4722-95d6-719e10e9ce0c

Museo M

En Lovaina, Dieric Bouts estaba en casa, y allí se le rinde merecido homenaje hasta el día de hoy. Debido a esto, el museo M Leuven hizo un esfuerzo para traer otra joya de vuelta a casa en 2019. En 2019, el museo compró el lienzo Cristo coronado de espinas en una subasta de Christie's en Nueva York. Este lienzo de Cristo con una corona de espinas fue realizado en el taller de Bouts alrededor de 1470. En aquella época era frecuente ver a los grandes maestros rodeados y apoyados por alumnos y ayudantes. En el caso de Bouts eso no fue diferente. La gran calidad de esta pintura, de la que todavía existen varias copias, indica que el propio Bouts estuvo muy implicado en este lienzo. El varón de dolores también refleja el ojo y la mano del maestro.

KMSK Bruselas

La obra de Dieric Bouts está repartida por los principales museos de Europa y Estados Unidos. Los Reales Museos de Bellas Artes de Bruselas(KMSKB) están incluidos en esa lista. Uno de los museos está dedicado al universo de los antiguos maestros. Allí también encontrarás a Bouts. Una primera obra se titula La justicia del emperador Otón III. La obra consta de dos tablas: La decapitación del Conde Inocente y La prueba de fuego. El díptico narra la historia del antiguo emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y su consorte. Esta última acusó a un conde de haberse acercado a ella con intenciones deshonestas. El conde fue condenado a muerte, pero esta condena resultó estar injustificada. La intervención divina dejó claro que las acusaciones eran falsas. Debido a esto, la consorte de Otón acabó quemada en la hoguera. Una famosa escena de la corte representada con el típico estilo sobrio de Bouts.

media:bynder:c8e28b0f-c631-4546-8604-db122f9027a4
media:bynder:3100c7c1-40e8-4503-b997-2e3b3e7ce3b1

La catedral de San Salvador, Brujas

También encontramos una joya de Bouts en la catedral de San Salvador, en pleno centro histórico de Brujas. La catedral alberga con orgullo el Martirio de San Hipólito. Ese tríptico en particular es una delicada representación de una escena truculenta: la celebración de San Hipólito.   

Esta obra es tan típica como estrafalaria. Reconocemos un extraordinario uso de la perspectiva y una representación casi carente de emoción de un espectáculo espeluznante. Estos elementos están presentes en su obra como un hilo conductor. Sin embargo, debido a la colaboración en la que fue creado, este tríptico es atípico en la obra de Bouts. Los paneles central y derecho fueron pintados por el propio Bouts, mientras que el panel izquierdo es obra de otro gran maestro: el primitivo flamenco Hugo van der Goes. En la iglesia de San Salvador, por ejemplo, se pueden ver las manos de oro de dos grandes maestros en una misma obra. Una joya única.

La mayor parte del legado de Dieric Bouts se encuentra disperso en los museos más importantes de arte de Europa y Estados Unidos. Pero en ningún lugar se conoce mejor a este Primitivo Flamenco que en su Lovaina, en su Flandes.

Síguenos en @The Flemish Masters