La costa flamenca: 67 kilómetros de playas, cultura, historia y patrimonio

4 dies
La costa flamenca
media:bynder:e6420d63-96b4-40c1-bd43-e9099c8977b9

La costa flamenca es un paraíso polifacético. La costa flamenca cuenta con más de 67 kilómetros de arena fina, mar y dunas, arte y cultura, comida y bebida, historia y patrimonio, compras, surf y mucho más. La playa del Mar del Norte se extiende desde la frontera neerlandesa hasta la francesa. El tranvía de la costa, el más largo del mundo, te llevará de este a oeste durante cuatro días maravillosos. Empezamos en Knokke-Heist y terminamos en De Panne.

Cuando el Mar del Norte te lance su señuelo, no te quedará otra que rendirte a él. Empezamos este viaje a la costa flamenca de la mejor manera. Contempla el horizonte mientras disfrutas del aire salado del mar y de los copos de espuma de las olas. En ese momento ya habrás captado lo esencial y empezaremos nuestro viaje de descubrimiento. Ese viaje empieza en …

Día 1

Knokke-Heist

media:bynder:b6d94131-6ad8-45bc-878c-5cb0deaf7744

Un centro turístico de playa con los encantos de una ciudad

Knokke-Heist es un lugar con carisma. Encontrarás cientos de boutiques, desde las más refrescantes por su sencillez hasta las más deslumbrantes y exclusivas. Las grandes marcas de renombre muestran sus tiendas insignia en el triángulo comercial dorado Lippenslaan, Dumortierlaan y Kustlaan. Pero un paseo por esta maravillosa localidad costera ofrece mucho más que esto. Pasarás por decenas de extravagantes galerías de arte y llamativas villas diseminadas por toda la ciudad. En cuanto te mueves un centenar de metros hacia el interior, te encontrarás en medio de los barrios de villas con sus típicas tejas naranjas. Muchas de estas joyas arquitectónicas llevan una placa con su nombre, una tradición en la ciudad costera desde hace 100 años.  

Aunque Knokke también ofrece mucho más que esa grandiosidad. También encontrarás una buena dosis de naturaleza virgen. Si quieres disfrutar de la naturaleza solo tienes que caminar fácilmente por el dique marino hasta el vasto Zwin Natuur Park, una reserva natural al ritmo de las mareas y las estaciones. Encontrarás una extraordinaria riqueza de fauna y flora.  Extensas rutas de senderismo, un sendero para ir con los pies descalzos y un sendero de cabañas te llevan por numerosos puntos de experiencia o cabañas del maravilloso parque. No olvides llevar los prismáticos. De hecho, el Zwin se considera un aeropuerto internacional para aves migratorias. Cada año, miles de aves aterrizan allí para reproducirse, invernar o buscar comida.  Este parque natural arroja una luz muy diferente sobre la costa flamenca.

En la estación de Knokke nos subimos en la primera parada del tranvía de la costa, el Kusttram. Este traza una línea recta a lo largo de toda la costa flamenca: 67 kilómetros de largo y 67 paradas. Estas características la convierten inmediatamente en la línea de tranvía más larga del mundo y, por lo tanto, en una forma soñada de descubrir la costa flamenca del Mar del Norte.

Zeebrugge

media:bynder:12557346-935d-4ced-bfa2-fbb58b3e0f32

Capital de la pesca artística

Nuestra próxima parada se llama Zeebrugge. Esta acogedora ciudad portuaria es un municipio delegado de la Brujas medieval. El Tranvía de la costa te deja allí, en medio del antiguo puerto pesquero, donde aún puedes encontrar un puñado de encantadores cafés de pescadores. Tu espumosa copa de cerveza belga irá acompañada de una pequeña ración de gambas frescas sin pelar. Más auténtico imposible. Desde allí llegarás al antiguo mercado de pescado en un abrir y cerrar de ojos. Allí estuvo durante 20 años el parque temático marítimo Seafront. En previsión de un desarrollo totalmente nuevo, encontrarás un relleno temporal rebosante de creatividad, dinamismo, inspiración y numerosas actividades. Disfruta de un agradable descanso en este lugar tan diferente, perfecto tanto para jóvenes como para mayores.

Después de este interludio marítimo, dejamos atrás el puerto. Esta vez seguimos a pie por el mayor tramo de playa de toda la costa flamenca. Al principio de este paseo pasarás junto a una escultura extraordinaria: un barco de 3.000 kilos que descansa sobre caballetes de 10 metros de altura.  La obra de arte parece flotar justo por encima del oleaje. Desde la distancia, una figura misteriosa contempla la escena: El hombre que vio el barco en el cielo. Esta impresionante imagen solo es una muestra de lo que te espera. Más adelante también encontrarás vestigios de Beaufort, un gran acontecimiento artístico que echa sus anclas en la costa flamenca cada tres años. En esas fechas, las obras de arte contemporáneo se levantan sobre y a lo largo de diques, playas y dunas.  Bajo el epígrafe Beaufort Beeldenpark (parque de esculturas Beaufort),  aproximadamente cuarenta obras de arte adquirieron un lugar permanente en este museo permanente al aire libre.

Día 2

Blankenberge

media:bynder:918986d1-a3d2-4231-af79-83ce74645927

Surfear desde el muelle hasta el fin de siècle

Si seguimos por la larga playa después de este encuentro artístico, te encontrarás automáticamente en Blankenberge. En cuanto subes por el malecón verás una estructura impresionante. El Belgium Pier es una pieza especial del patrimonio. Este puente de 350 metros de longitud parece desaparecer en el agua. Un paseo por este muelle te hace sentirte uno con el Mar del Norte. Saborea el aire salado, experimenta el juego de las fluctuaciones del agua, y siente el poder de los elementos. Vistas espectaculares en todas las direcciones del viento, mientras una fresca brisa marina te despeja la cabeza.

Si las condiciones meteorológicas son favorables, también es probable que aquí veas a muchos surfistas. De hecho, este es uno de los puntos de surf más famosos de toda la costa flamenca. Aunque el mar esté en una calma gélida en otros lugares, aquí encontrarás una alta probabilidad de olas surfeables.

A continuación, nos aventuramos un rato por el centro de la ciudad. Este lugar vivió tiempos dorados en la transición del siglo XIX al XX, como muchas otras zonas de playa de la costa flamenca. Ese periodo se denomina fin de siècle o belle époque. Esos términos significan literalmente «fin de siglo» y «buenos tiempos». Una época opulenta caracterizada por la paz, las oportunidades financieras y los grandes logros arquitectónicos. En aquellos tiempo, Blankenberge albergaba el Belgium Pier, el casino y un puñado de grandes hoteles. Muchas de las típicas villas costeras también surgieron en esa época, en la zona de dunas. El Belle Epoque Centrum cuenta la historia de Blankenberge en aquellos tiempos especiales y aparentemente despreocupados. Una exposición interactiva te sumerge en ese ambiente nostálgico con carteles, postales, moda, fotos, secuencias de películas y un puñado de preciosos paneles de azulejos.

Mientras tanto, ya tenemos mucha cultura a nuestras espaldas. Ahora, tus papilas gustativas también se merecen un capricho. Acurrúcate en una silla de playa, pon los pies en la arena y disfruta de una deliciosa cerveza belga mientras el sol desaparece en el Mar del Norte.

De Haan

media:bynder:f40c2f11-c309-47b7-b73b-83d75a4ee72b

Una perla de la belle époque

Un corto trayecto en el tranvía de la costa te llevará a Wenduine, un municipio delegado de De Haan. Cuando vuelvas a pisar tierra firme, verás a Benjamin sentado allí. Así se llama la escultura de cuento de hadas de un metro de altura en la que aparece un niño. Tiene un aspecto profundamente pensativo, con unas orejas de burro en la cabeza. Otro atractivo punto culminante del Beaufort Beeldenpark.  

Después de esta visita, llegó la hora de explorar De Haan. Este centro turístico de playa es conocido, entre otras cosas, por su barrio de villas señoriales, que se conoce como Concessie. Esta amplia zona de 50 hectáreas se encuentra exactamente entre el mar y la línea del tranvía. Encontrarás un montón de villas costeras distintivas. Una bella vista con gran atractivo para las grandes mentes. En 1933, incluso Albert Einstein se instaló aquí durante un verano, en Villa Savoyarde. Por cierto, él también llegó a De Haan en el tranvía de la costa, desde la estación de Ostende. El paso de este gran genio sigue siendo una página importante en los libros de historia de De Haan. De Concessie, donde residía entonces, es una vista protegida hasta el día de hoy. Esto se hizo para conservar su carácter único y original.

Después de visitar este barrio tan especial, el tranvía de la costa te llevará al siguiente punto destacado en pocos minutos.  Así es como acabamos en los Duinbossen, una de las perlas verdes de nuestra costa. Este parque con una extensión de 152 hectáreas incluye tanto un paisaje de dunas abiertas como de extensas dunas arboladas. Un hermoso lugar para pasear y retozar, con el Mar del Norte al alcance de la mano.

Bredene

media:bynder:9f1e567a-7e05-4eb0-a14b-543c952f0479

Una playa virgen del Mar del Norte

Mientras tanto, nuestro viaje nos lleva a un nuevo centro turístico de playa. Bredene es un lugar encantador para respirar aire fresco. Este es el único lugar de nuestra costa donde puedes contemplar de un solo vistazo todos los bienes naturales del Mar del Norte. Las ondulantes dunas de arena con su hierba en movimiento se funden a la perfección con la playa y el resplandeciente Mar del Norte, sin que se pueda ver ningún dique. Para aquellos a los que les gusta estar completamente en armonía con la naturaleza: aquí también encontrarás la única playa nudista de la costa flamenca.

Día 3

Ostende

media:bynder:967058b6-fb66-440c-be09-fa070fccb219

Reina (artística) de las ciudades costeras

Nuestro recorrido continúa hacia Ostende: «la reina de las ciudades costeras». Por el camino, pasamos por el Fort Napoleon, un antiguo fuerte que oculta una historia inverosímil. La resumimos brevemente. Napoleón Bonaparte hizo construir este complejo de fortalezas pentagonales en las dunas en 1810. Con ello quería proteger al puerto de Ostende de cualquier ataque británico. Después de la independencia belga en 1830, este lugar sirvió de cuartel para el ejército belga. Durante la guerra franco-prusiana (1870-1871) también fue refugio de soldados franceses. Y durante las dos guerras mundiales, los alemanes tomaron el control del fuerte. En la I Guerra Mundial fue una parte importante de la línea de defensa costera, mientras que en la II Guerra Mundial sirvió principalmente como cuartel.

Esos siglos de historia e historias se revelan con esmero de los muros del Fort Napoleon. Esto garantiza una visita fascinante para mayores y pequeños. El sendero de los cuentos y las exposiciones temporales de tamaño infantil te llevarán a disfrutar de un viaje imaginario.

Al salir de esta especial fortaleza, ya hemos dado un paso más en nuestro viaje por la costa flamenca. Sin tener tiempo para pensarlo ya hemos llegado a Ostende. Un lugar deslumbrante donde la cruda vida pesquera y la sensación de ciudad mundana van de la mano. Un lugar donde el arte y la cultura bullen, y donde la arquitectura art nouveau te da la bienvenida. Desde el Fort Napoleon, navega hasta la ciudad a través de los transbordadores gratuitos.

Estos te dejan en el Visserskaai. El nombre de la calle lo delata, estás en el histórico puerto pesquero. Allí encontrarás, entre otras cosas, el Vistrap, un mercado de pescado al aire libre que existe desde el sigloXIX. Merece la pena detenerse allí para comprar pescado fresco o mariscos del Mar del Norte. Un consejo útil para quienes quieran comprar una ración de gambas. No busques la palabra neerlandesa «garnalen», los carteles están en el dialecto local. Y aquí, ese manjar se conoce como «geirnoazen». Pero como pronto podrás comprobar, están riquísimas en todos los idiomas. Si después de esto caminas un poco más, pasarás junto a los Rock Strangers una colección de esculturas de color naranja brillante de hasta 20 metros de altura. Lo has adivinado, también pertenecen al Beaufort Beeldenpark.

Cuando llega la noche, en Ostende encontrarás muchos restaurantes. Una ración de gambas grises peladas a mano, al natural, siempre es un manjar. Sin croquetas de gambas, con su corteza crujiente y su relleno cremoso, nuestra cultura culinaria no sería la misma. Nunca hay que despreciar una pieza de pescado fresco. ¿Y los mejillones? Este manjar siempre es un acierto  La elección es tuya.

Una cosa es segura:  Ostende tiene mucho que ofrecer. Empezamos con el patrón artístico de esta vibrante ciudad:  James Ensor (1860-1949). Este artista pura sangre de Ostende es un gigante de las artes modernas. Un virtuoso del impresionismo, un excelente colorista y un artista con un estilo maravillosamente idiosincrásico. Su obra, que es tan experimental como reconocible, está repleta de humor, sátira y extravagancia.  

Ensor nació en esta ciudad y 89 años después exhaló allí su último suspiro. Su ciudad natal tuvo un gran impacto en su obra. Creció en la tienda de sus padres, su tío y su tía. Vendían conchas, recuerdos y baratijas, como máscaras de carnaval. Esas máscaras se convertirían en una constante en su obra. Su obra maestra, La Intriga, es un buen ejemplo.  Sabrás mucho más sobre esa historia en la Casa Ensor. Hoy, ese es el nombre del lugar donde este gran maestro pasó los últimos 30 años de su vida. Como museo y centro de visitantes, este lugar te adentra en la agitada vida de Ensor y en su influyente legado. Estás donde él estuvo, te sientas donde él se sentó.  

Este viaje de descubrimiento de este gran artista dará un coletazo en Mu.Zee, el museo de arte moderno y contemporáneo. Se celebrará una buena selección de su obra. Allí se encuentra codo con codo con la obra de sus compatriotas y contemporáneos Léon Spilliaert y Constant Permeke, otros artistas de primer orden.

Ostende

media:bynder:5bc6266a-204a-4737-a90d-54edc3896fd3

The Crystal Ship

Esa opulencia todavía no ha terminado. Ensor ejerció una influencia especial en muchas generaciones artísticas posteriores a él. Esta influencia sigue estando vigente en la actualidad, la vemos muy acertadamente en las huellas dejadas por El barco de cristal en la ciudad. Cada tres años, este deslumbrante festival de arte callejero echa anclas en Ostende. Cada vez, decenas de artistas llaman la atención sobre la ciudad desde una perspectiva diferente. Entretanto, muchas de sus obras se han convertido en parte permanente del paisaje urbano cotidiano. Un paseo por todos esos lugares destacados merece la pena.

El barco de cristal cambió para siempre el color de Ostende, pero también lo hizo la belle époque. En el malecón encontrarás algunos lugares destacados de esa transición del siglo XIX al XX: la ecléctica Villa Maritza, las Galerías Reales el señorial hotel Thermae Palace y el Hipódromo de Wellington.

Desde el hipódromo, el tranvía de la costa te lleva hasta el parque Atlantikwall Raversyde, un trozo único de reserva natural, en tan solo quince minutos. El variado paisaje te invita a pasear tranquilamente, pero también aprenderás cosas. El parque debe su nombre al Atlantikwall, la larga línea defensiva construida por los alemanes durante las dos Guerras Mundiales. En esta zona podrás visitar los restos perfectamente conservados de esa línea, con más de sesenta búnkeres, pasillos abiertos y subterráneos, puestos de observación y posiciones de artillería.  

Después de una visita natural y educativa, volvemos a la playa del Mar del Norte. Allí vemos a Metatron, una escultura geométrica del artista de Ostende Louis De Cordier. Efectivamente: ¡gracias, Beaufort Beeldenpark!

Día 4

Middelkerke

media:bynder:25ac641f-9f78-4d2d-b41c-a8b629b2e5c7

Un trocito adicional del Beaufort y la naturaleza

Hoy nos alejamos de Ostende, algo que se puede hacer a pie o en tranvía. En Middelkerke enseguida nos encontramos con un pedacito del Beaufort muy concentrado. En un trozo de playa del tamaño de un pañuelo proverbial, encontrarás tres hermosas obras. Está la escultura amarilla brillante de aspecto monstruoso Olnetop, que hace referencia a las olas que salpican el Mar del Norte.  ambién te encontrarás con la obra Caterpillar + Flatbed Trailer del renombrado artista belga Wim Delvoye. Esas esculturas establecen el vínculo entre las excavadoras y las iglesias góticas. También está presente la obra interactiva I Can Hear It, dos bocinas gigantes como un viejo disco de gramófono. Las bocinas miran al mar. En una de esas bocinas, una mujer de bronce presta oídos. La otra se deja libre para que tú también puedas escuchar el correr de las olas, el silbido del viento y el vuelo de las gaviotas. Una preciosa miniexposición al aire libre.

A tiro de piedra de este trío artístico encontrarás las Dunas de Warande, una reserva natural de 32 hectáreas con una vegetación brillantemente cambiante. En medio de ella, encontrarás la Torre Warande, que te ofrece unas vistas magníficas de las dunas, los pólderes y el Mar del Norte. Desde allí, un corto paseo te llevará a la Villa Les Zephyrs, otra joya de la belle époque. Esta villa fue diseñada por Henry Van de Velde, uno de los abanderados del art nouveau.

Nieuwpoort

media:bynder:bdccdf05-613b-44d8-8262-74f844a4c85c

La fusión del Mar del Norte y los Flanders Fields

Después de ver esta joya, volvemos a subir al tranvía de la costa. Notarás que el tranvía se desvía repentinamente de la línea de costa durante un rato. Esto se debe al Yser, que desemboca aquí, en el Mar del Norte. Con ese río acabamos en Nieuwpoort. Es a la vez un balneario y parte del Westhoek, un importante campo de batalla de la Primera Guerra Mundial.  Parte del Westhoek se conoce en todo el mundo como los Flanders Fields. En el Centro de Visitantes del Westfront aprenderás más sobre estas oscuras páginas de nuestra historia.

Al continuar nuestra marcha después de esto, una tortuga dorada de un metro de altura se asoma por el horizonte. Además, con un jinete a la espalda. Esto es En busca de Utopía otra bella pieza del Beaufort Beeldenpark. Y eso nos lleva hasta el corazón de Nieuwpoort. No solo es un centro turístico de playa, sino que también tiene un centro urbano vibrante y prometedor. Los amantes de la moda encontrarán su lugares favoritos en la Havenpromenade y la avenida Albert I-laan. En verano, por cierto, pasear por el malecón y pasar por delante de los numerosos chiringuitos es una experiencia estupenda.  Y ya que estás allí, ¿por qué no tomarse un aperitivo?

Koksijde

media:bynder:3d2752c7-73b3-426f-8847-76301b8a9bef

Hogar de los pescadores de gambas

Esa copa te puede ayudar a tomarte con buen humor para lo que sigue. En efecto, el tranvía costero nos lleva a Oostduinkerke, municipio delegado de Koksijde. Aquí se encuentran los pescadores de caballos en casa. Es el único lugar del mundo donde se sigue practicando una tradición centenaria. Cuando baja la marea puedes ver aparecer caballos de tiro con mucho pelo en la larga playa de arena. En sus lomos podrás ver a los pescadores, con los típicos chalecos amarillos.  Vadean el oleaje con sus redes de arrastre para capturar el caviar del Mar del Norte: la gamba gris. Una tradición que forma parte de la costa flamenca desde hace siete siglos. No es de extrañar que la UNESCO reconozca esta costumbre como patrimonio cultural inmaterial. Por cierto, con un poco de suerte, aquí vivirás una experiencia culinaria única. A intervalos regulares, esos manjares se cocinan y se venden en la playa.  Más frescos imposible.

Después de esta introducción a esta pieza del patrimonio inmaterial, nos adentramos de nuevo en la naturaleza. Nos dirigimos a De Hoge Blekker, una reserva natural donde encontrarás la duna más alta de la costa flamenca. Si tienes tiempo y energía para ello, encontrarás 18 hermosas hectáreas de dunas en las que podrás respirar aire puro.

De Panne

media:bynder:b845fa7f-c467-4c2c-ab6b-63139fa3b718

Un maravilloso acorde final

Nuestro viaje está llegando a su fin. En efecto, el tranvía de la costa nos llevará a De Panne, el rincón más noroccidental de nuestro país, enclavado junto a la frontera francesa. Como colofón salimos a la naturaleza por última vez. En la Westhoekreservaat podrás disfrutar del impresionante paisaje de las dunas del Westhoek. Y con un poco de suerte verás pasar el ganado de las tierras altas escocesas o un caballo konik. Caminando hacia el oleaje desde allí, para despedirnos del Mar del Norte, vemos una última obra del inolvidable Beaufort Beeldenpark. A un kilómetro y medio de la frontera francesa vemos Cast Away, una escultura de Michael Rakowitz. Con esta obra descubres la historia de la Operación Dinamo durante la Segunda Guerra Mundial. Las tropas aliadas se evacuaron precipitadamente de Dunkerque.

Así que en este recorrido por la costa flamenca, nos topamos con un último faro artístico de Beaufort Beeldenpark en De Panne. Un acertado acorde final, aunque no tiene por qué serlo. Los últimos también pueden ser los primeros. Por supuesto, también puedes hacer este viaje a la inversa, o elegir tus propias visitas imprescindibles. Para los amantes de la naturaleza y los paseantes por la playa, los amantes del arte y los entendidos culinarios, en solitario o con toda la familia: el tranvía de la costa te lleva donde tú quieras, a cualquier lugar destacado de la costa flamenca.

¡Listo para ir!

Consulta nuestra información práctica para tu viaje a Flandes:
cómo llegar aquí, cómo moverse, así como algunos aspectos prácticos.

También te pueden gustar estas historias