Sorprendente UNESCO: una selección del patrimonio mundial de Flandes

Praalstoet van de Gouden Boom © Toerisme Brugge - © Jan D'Hondt
Flandes rebosa patrimonio. Esta no es una afirmación vacía, la organización del patrimonio mundial de la UNESCO también comparte esta opinión. Esta organización ya ha reconocido decenas de formas de patrimonio mundial (im)material en Flandes. ¿Te gustaría conocer algunas de estas joyas? ¡Con mucho gusto!
Bonifacius bridge Bruges © Toerisme Brugge - © Jan D'Hondt

El centro histórico de Brujas

Por supuesto, empezamos esta lista en Brujas. Su centro medieval con el campanario (Belfort), la plaza del mercado (Markt) con sus bonitas fachadas, las sinuosas callejuelas y canales, la catedral... Toda la ciudad es patrimonio. Por ese motivo, la UNESCO decidió reconocer como patrimonio mundial todo el centro histórico de esta bella ciudad.

El centro de la ciudad es un maravilloso ejemplo de ciudad medieval que ha conservado su forma histórica. Las construcciones góticas originales siguen formando parte de la identidad de Brujas; el trazado de las calles de aquella época se mantiene prácticamente intacto. Además, aquí se encontraba la cuna de los Primitivos Flamencos. En Brujas vio la luz este movimiento artístico, con Jan van Eyck y Hans Memling como exponentes.

Aquellos que estén hambrientos de una porción de patrimonio volverán saciados de Brujas. Pero, ¿qué debes visitar exactamente? Nuestro recorrido «48 horas en Brujas: todo el romanticismo medieval» te ofrece un buen punto de partida. Aunque este recorrido solo es una muestra de esa deslumbrante oferta de Brujas.

Friends drinking beer on a terrace - cheers

La cultura cervecera belga

Nuestro patrimonio es un placer para todos los sentidos. Incluso deleita nuestras papilas gustativas: la cultura cervecera belga también ha sido reconocida como patrimonio de la humanidad. Aquí, la cerveza es mucho más que una bebida. Forma parte de nuestra cultura, es una fuente de orgullo, inseparable de nuestra identidad.

En Brujas puedes saborear más de 1500 cervezas de nuestro país. Cada una de ellas tiene sus propios colores, sabores y métodos de producción tradicionales. Tienes cervezas trapenses y de abadía, cervezas blancas y saisons, brut y spéciale belge, cervezas de frutas, cervezas de cerezas y gueuzes. Y esa solo es la espumosa punta del iceberg. Los cerveceros actuales combinan con pasión esa tradición milenaria con nuevos ingredientes, recetas, estilos y métodos.

Descubrirás esa riqueza en, entre otros, nuestros llamados bruine cafés. Estos son los acogedores y auténticos bares que emanan la cultura cervecera belga. Disfrutarás de una copa deliciosa y de una compañía excepcional. ¿Quieres repasar tus conocimientos sobre nuestras cervezas? En ese caso, el Belgian Beer World, el mayor centro interactivo de experiencias cerveceras del mundo, situado en el Beursgebouw de Bruselas, te cuenta muchas historias. 

Menin Gate by night - Ypres 2 © Bart Vandenbroucke

Los monumentos commemorativos en los Flanders Fields

Westhoek, también mundialmente conocido como los Flanders Fields, uno de los campos de batalla más importantes durante la Primera Guerra Mundial. Allí, cientos de miles de personas perdieron la vida y una región entera fue arrasada.

Los vestigios de ese pasado siguen siendo muy tangibles en esos Campos de Flandes. Encontrarás decenas de cementerios de guerra, monumentos conmemorativos y otros monumentos por toda la región. Sirven como monumentos conmemorativos y representan un mensaje universal de paz. A partir de 2023, una selección de 27 de estos lugares conmemorativos también han sido reconocidos oficialmente como patrimonio mundial de la UNESCO.

Uno de los monumentos más famosos de esa lista es la Puerta de Menin, en Ypres. En esta puerta de la ciudad están grabados los nombres de 54 896 soldados británicos desaparecidos. Todas las noches, al filo de las 20:00 horas, un grupo de clarineros toca «The Last Post». Un ritual conmovedor que siempre se desarrolla con un silencio sereno. 

Zoniënwoud_frederik Vaes © Frederik Vaes

El Bosque de Soignes o Zoniënwoud

Flandes es una región pionera en artesanía e innovación. A lo largo de los siglos, estas fueron a menudo las raíces de nuestro patrimonio. Pero a veces la naturaleza no necesita la interferencia humana. También en el Bosque de Soignes. Cinco reservas forestales de este bosque primigenio han sido reconocidas como patrimonio mundial por la UNESCO.

Desde 2017, esas reservas forman parte de «Bosques antiguos y primarios de hayas de los Cárpatos y otras regiones de Europa». En esos bosques encontrarás cientos de hayas de más de dos siglos de antigüedad. Sus troncos tienen diámetros de hasta 160 centímetros y algunos alcanzan los 50 metros de altura. Esto las convierte en las hayas más grandes del mundo.

La gente también vive dentro y alrededor de esa naturaleza única e intacta, respetándola. El Bosque de Soignes es una zona preciosa para recorrer a pie, aunque también puedes explorar esa gloria natural sobre dos ruedas. Para ciclistas y aficionados a la mountain bike, las posibilidades son muchas, tanto para esfuerzos a corto como a largo plazo.

Landlopersbegraafplaats in Wortel-Kolonie © Wim Verschraegen

Wortel-Kolonie

La Wortel-Kolonie es la mención atípica en esta lista, al igual que se puede decir de sus antiguos habitantes. Este asentamiento comenzó como una colonia agrícola libre. Las familias pobres vivían allí juntas, aunque en granjas separadas. Después de que el Estado belga comprara el terreno en 1870, este lugar junto a la frontera neerlandesa fue objeto de una interpretación diferente.

En aquella época, en Bélgica aún existía una ley contra los vagos y maleantes: los vagabundos o mendigos podían ser detenidos. Algunos de ellos fueron alojados en Koloniën der Weldadigheid, como la Wortel. Bajo vigilancia, trabajaban en los campos y en los obradores. En su momento, este fue un experimento social pionero. El objetivo era transformar a los vagabundos en «ciudadanos de bien». Al mismo tiempo, los terrenos baldíos se convertirían en tierras agrícolas productivas.

Desde 2021, la Wortel-Kolonie figura como paisaje cultural en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO. También puedes descubrirlo por tu cuenta, a pie o en bicicleta. Este recorrido de descubrimiento se puede combinar con una visita a Turnhout y a su beguinaje del siglo XIV, otra joya de la UNESCO.

He aquí cinco joyas del patrimonio mundial de Flandes. Y este solo es el principio, el tesoro patrimonial de Flandes parece no tener fondo. Basta pensar en nuestros campanarios y beaterios, en el complejo de imprenta Plantin-Moretus o en la Plaza Mayor de Bruselas. Porque Flandes es un lugar maravilloso repleto de joyas que descubrir.

También te pueden gustar estas historias